MercoPress, in English

Martes, 29 de noviembre de 2022 - 17:25 UTC

 

 

En tercer aniversario de la muerte de Nisman, ex esposa reclamó que se trató de un “magnicidio”

Viernes, 19 de enero de 2018 - 10:45 UTC
“Detrás de este crimen de estado había un doble objetivo: uno era silenciar a Alberto Nisman, el segundo era condicionar la actuación de jueces y fiscales” “Detrás de este crimen de estado había un doble objetivo: uno era silenciar a Alberto Nisman, el segundo era condicionar la actuación de jueces y fiscales”
Nisman apareció muerto con un tiro en la cabeza en enero de 2015, días después de realizar una denuncia contra la entonces Presidente, Cristina Fernández Nisman apareció muerto con un tiro en la cabeza en enero de 2015, días después de realizar una denuncia contra la entonces Presidente, Cristina Fernández

La jueza Sandra Arroyo Salgado, que fuera esposa del fallecido Alberto Nisman, planteó que la muerte del fiscal argentino, de la que se cumplen tres años, debería ser considerada un delito de lesa humanidad e hizo hincapié en que se trató de un “magnicidio”.

 ”Detrás de este crimen de estado había un doble objetivo: uno era silenciar a Alberto Nisman, (...) (porque) el único modo de callarlo era matarlo, y el segundo era condicionar la actuación de los jueces fiscales y la sociedad en general, demostrando qué les podía pasar a quienes se animaban a investigar al poder vigente“, aseguró.

”Todos fuimos espectadores de que se usaron los tres poderes del Estado para intentar simular un suicidio. Este caso encubre graves violaciones a los derechos humanos” dijo Sandra Salgado.

Nisman, quien investigaba el atentado contra la mutua judía AMIA, en el que murieron 85 personas en 1994, apareció muerto con un tiro en la cabeza en enero de 2015, días después de realizar una denuncia contra la entonces Presidente, Cristina Fernández (2007-2015), por presunto encubrimiento a los iraníes acusados por el ataque terrorista.

Pese al fuerte impacto mediático internacional que tuvo el caso, el expediente estuvo paralizado durante casi dos años y medio, al no poder determinar la Justicia si se trató de un asesinato o un suicidio.

En declaraciones a Radio Mitre, Arroyo Salgado destacó este jueves el “importantísimo avance” que hubo en la causa a finales de 2017, “cuando el juez a cargo de la investigación y el fiscal estabilizaron el hecho reconociendo que fue asesinado”. La magistrada hizo referencia así al giro que dio la causa después que la Gendarmería nacional presentara en septiembre un informe elaborado por una junta de especialistas policiales y peritos que estableció que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron a Nisman en su casa, lo que aleja, según la Justicia, la teoría del suicidio.

Para Sandra Arroyo Salgado el supuesto homicidio estuvo motivado por el trabajo y la función del procurador y, en ese sentido, consideró que ”hubo un plan criminal con intervención de agentes del estado (...) Todos fuimos espectadores que se usaron los tres poderes del Estado para intentar simular un suicidio. Este caso encubre graves violaciones a los derechos humanos“, agregó.

Por eso, Arroyo Salgado aseveró que ”habría que plantear y pensar sobre si este hecho no debiera ser calificado como lesa humanidad, ya que el atentado de la AMIA fue calificado así por el juez de la investigación y la muerte de Nisman está vinculada con esta investigación que él llevaba adelante“.

La jueza calificó los tres años que se cumplieron este jueves del fallecimiento del procurador como una ”pesadilla“ para su familia, especialmente para ella y las dos hijas que tuvo con Nisman durante su matrimonio, Iara y Kala. ”A día de hoy nosotros no podemos creer lo que nos pasó en nuestra familia“, pero, ”ellas están bien, están fuertes”, enfatizó.

Categorías: Política, Argentina.