MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 03:01 UTC

 

 

Piñera supo movilizar el voto de derecha, pero sabe que en el Congreso carece de las mayorías necesarias

Martes, 19 de diciembre de 2017 - 13:24 UTC
El presidente electo, sin mayoría en el Congreso, lanzó un discurso moderado para buscar aliados y no dar alas a la confrontación social que ya sufrió en 2011. El presidente electo, sin mayoría en el Congreso, lanzó un discurso moderado para buscar aliados y no dar alas a la confrontación social que ya sufrió en 2011.
El centro izquierda se queda sin liderazgo después del mal resultado de Guillier, un candidato circunstancial El centro izquierda se queda sin liderazgo después del mal resultado de Guillier, un candidato circunstancial
Piñera logró 860.000 votos nuevos, mayoritariamente de una movilización imprevista de la derecha, que fue a votar al entender que podía ganar la izquierda Piñera logró 860.000 votos nuevos, mayoritariamente de una movilización imprevista de la derecha, que fue a votar al entender que podía ganar la izquierda

La inesperada movilización de la derecha en Chile, que superó su cota histórica en un país dominado en su etapa democrática por el centro izquierda, permitió a Sebastián. Piñera su aplastante victoria en la segunda vuelta el domingo 17.

 El presidente electo, que no tendrá mayoría en el Congreso, lanzó un discurso moderado para buscar aliados y no dar alas a la confrontación social que ya sufrió en 2011.

En Chile la abstención sigue por encima del 50%, por tanto es difícil hablar de cambios políticos de fondo: la mitad del país directamente no participa en ninguna apuesta. Pero los analistas se centran en ese grupo que sí se moviliza para concluir que la victoria de Piñera implica un giro muy profundo hacia la derecha y un golpe durísimo para el centro izquierda gobernante del que le costará recuperarse. Además se queda sin liderazgo después del mal resultado de Alejandro Guillier, un candidato circunstancial que apareció como un outsider en un momento de gran debilidad del Gobierno de Michelle Bachelet.

Piñera logró 860.000 votos nuevos, mayoritariamente de una movilización imprevista de la derecha, que fue a votar al entender que podía ganar la izquierda. Pero algunos expertos creen que al menos un 25% de las personas que votaron en la primera vuelta por la izquierdista Beatriz Sánchez apoyaron al ex presidente conservador en la segunda, lo que mostraría algo que muchos analistas han detectado, esto es que hay un electorado nuevo, sobre todo joven, poco politizado y que vota más por simpatía, de forma muy volátil.

“Por un lado se movilizó la derecha que rechazaba las reformas de Bachelet, y que en primera vuelta no votó tanto porque pensaban que Piñera tenía la elección ganada. Pero por otro hay un voto menos ideológico que refleja mejor a esta sociedad más liberal, de consumo, menos consistente, lo que se ha llamado hijos de la modernización capitalista, que ven atractiva a Beatriz Sánchez pero votan después a Piñera. Él supo moverse hacia el centro en el final de la campaña, mientras Guillier se movía a la izquierda con el ex presidente uruguayo Pepe Mujica”, sentencia el sociólogo y analista político Max Colodro.

Harald Beyer, director del Centro de Estudios Públicos (CEP) y ex ministro de Educación de Piñera, cree que el resultado demuestra que el malestar con las reformas de Bachelet que detectaban las encuestas era real, aunque en la primera vuelta el centro izquierda se ilusionó con una victoria. “Las encuestas detectaban una baja aprobación al Gobierno, especialmente en sectores medios. En este contexto las posibilidades del candidato oficialista eran muy reducidas. Hubo una mala lectura de la primera vuelta, con la idea de que un 55% reflejaba un apoyo al centroizquierda. Sin embargo, una parte relevante era un voto de castigo al Gobierno. Era difícil, por tanto, que ese voto fuese traspasado a Guillier”, asegura.

Piñera, que lanzó en la noche electoral un discurso muy moderado, que hablaba de proteger a los más débiles, de apoyar a los pueblos originarios, de no dar una marcha atrás radical a las polémicas reformas progresistas puestas en marcha por Michelle Bachelet, tiene ahora un enorme capital político y buscará una mayoría parlamentaria que no tiene con alianzas con diputados y senadores de centro izquierda. Logró por tanto una gran movilización de la derecha, pero no es previsible que haga un giro radical. Ni tiene espacio político para hacerlo ni es su estilo. Sobre todo porque teme que le pase como en 2011, cuando las protestas estudiantiles, germen del Frente Amplio, dominaron su mandato y dieron la vuelta al mundo.

“Hay una derrota moral, ideológica muy importante al centro izquierda”, resume Colodro, “pero la columna vertebral del desacuerdo profundo en Chile no se resuelve en estas elecciones. La sociedad está cruzada por un profundo desacuerdo del modelo de desarrollo. No hay consensos mínimos. Esta tensión se acabará reactivando tarde o temprano”, sentencia. Piñera logró un resultado espectacular y tendrá ahora mucha fuerza, pero la oposición al llamado milagro chileno y sus injusticias está esperando para reorganizarse.

Categorías: Política, Chile.