MercoPress, in English

Lunes, 6 de febrero de 2023 - 10:04 UTC

 

 

Bogotá brindará asilo político a la ex fiscal de Venezuela refugiada en Colombia

Martes, 22 de agosto de 2017 - 11:20 UTC
“La fiscal Luisa Ortega se encuentra bajo protección del gobierno colombiano. Si pide asilo se lo otorgaremos”, escribió Santos en su cuenta de Twitter. “La fiscal Luisa Ortega se encuentra bajo protección del gobierno colombiano. Si pide asilo se lo otorgaremos”, escribió Santos en su cuenta de Twitter.

La ex fiscal general de Venezuela Luisa Ortega, destituida por la Asamblea Constituyente de ese país, está bajo protección del Gobierno colombiano que le otorgará asilo si lo solicita, dijo el lunes el presidente Juan Manuel Santos. El anuncio del mandatario colombiano podría deteriorar aún más las tensas relaciones entre Bogotá y Caracas, en medio de la crisis política, económica y social en Venezuela.

 “La fiscal Luisa Ortega se encuentra bajo protección del gobierno colombiano. Si pide asilo se lo otorgaremos”, escribió Santos en su cuenta de Twitter.

La ex fiscal ingresó el viernes a Colombia junto con su esposo, el diputado Germán Ferrer en un vuelo procedente de Aruba, a donde huyeron inicialmente en una lancha desde la Península de Paraguaná.

Ortega fue destituida de su cargo el 5 de agosto como primera medida de la Asamblea Constituyente que gobierna Venezuela con poderes absolutos, mientras que el Tribunal Supremo de Justicia ordenó enjuiciarla.

Desde su nombramiento, en diciembre de 2007, Ortega fue una aliada del fallecido presidente Hugo Chávez dentro del aparato del Estado. Pero en marzo de este año pasó a la disidencia al denunciar la ruptura del orden democrático luego que el Tribunal Supremo despojó de sus funciones al Parlamento de mayoría opositora.

Entre abril y julio, miles de venezolanos protestaron contra el Gobierno de Nicolás Maduro por considerarlo un “dictador” y el gran responsable de una inflación de tres dígitos, recesión económica y escasez de alimentos y medicinas. Pero Maduro sostiene que las protestas, en medio de las que murieron más de 130 personas, sólo buscan derrocarlo.