MercoPress, in English

Sábado, 13 de agosto de 2022 - 11:55 UTC

 

 

El “soplete” de Odebrecht alcanza a 51 políticos de once partidos, incluyendo Dilma y Temer

Martes, 20 de diciembre de 2016 - 10:23 UTC
Según un jerarca de Odebrecht, la fórmula Rousseff-Temer recibió US$ 8.9 millones para la campaña presidencial del 2014 Según un jerarca de Odebrecht, la fórmula Rousseff-Temer recibió US$ 8.9 millones para la campaña presidencial del 2014
El ejecutivo Claudio Melo Filho en su testimonio señaló que 51 políticos de 11 partidos diferentes recibieron pagos ilegales por parte de la compañía. El ejecutivo Claudio Melo Filho en su testimonio señaló que 51 políticos de 11 partidos diferentes recibieron pagos ilegales por parte de la compañía.

La constructora brasileña Odebrecht hizo aportes ilegales por 8,9 millones de dólares para la fórmula en la última elección presidencial, de acuerdo con el testimonio de una de los directivos de la compañía difundido por el diario Folha de San Pablo.

  El testimonio, que complica a la removida ex presidente Dilma Rousseff y a su sucesor Michel Temer, antiguos aliados y ahora profundamente enemistados, pertenece a uno de los muchos ex directivos de Odebrecht que aceptaron colaborar con la justicia en la investigación de casos de sobornos a cambio de una reducción de eventuales de penas, una alternativa conocida como delación premiada.

Folha de San Pablo dijo que, según ese testimonio, el total aportado equivale al 10% de los fondos reunidos por la fórmula que ganó las elecciones de 2014.

Otra declaración, aportada por el ex vicepresidente de Relaciones Institucionales de Odebrecht Claudio Melo Filho, también se filtró a la prensa. El ejecutivo señaló en su testimonio que 51 políticos de 11 partidos diferentes recibieron pagos ilegales por parte de la compañía.

Dilma Rousseff fue destituida de su cargo de presidenta en agosto pasado a través de un juicio político y bajo el cargo de haber maquillado las cuentas fiscales, en un proceso independiente de los casos de corrupción que afectan a media clase política de Brasil.

Su lugar fue entonces ocupada por Temer, quien llegó desde la vicepresidencia, un cargo que había asumido ganó como compañero de fórmula de Rousseff, lo que le valió el mote de “traidor” que le impuso el Partido de los Trabajadores (PT).

Por otra vía, el juez federal Sergio Moro aceptó este lunes una nueva denuncia por corrupción contra el ex presidente Lula da Silva, quien quedó envuelto así en una quinta acción penal por irregularidades en el manejo de los dineros públicos.

Esta nueva denuncia hace eje en supuestos fraudes cometidos en la compra de un terreno para un instituto fundado por el ex mandatario y de un ático vecino a su residencia particular, en la ciudad de Sao Bernardo do Campo.

El fundador del PT ya está procesado en otras cuatro causas por supuesta corrupción, el último de los cuales fue instaurado el pasado viernes por un juez de Brasilia, bajo los cargos de tráfico de influencias, lavado de dinero y asociación para delinquir.

Categorías: Política, Brasil.