MercoPress, in English

Martes, 24 de mayo de 2022 - 11:29 UTC

 

 

El candidato verde será el nuevo presidente de Austria

Lunes, 5 de diciembre de 2016 - 18:23 UTC
El candidato verde Alexander Van der Bellen será el próximo presidente de Austria tras repetirse las fallidas elecciones de mayo El candidato verde Alexander Van der Bellen será el próximo presidente de Austria tras repetirse las fallidas elecciones de mayo

El líder del Partido Verde, Alexander Van der Bellen, ganó el domingo las elecciones presidenciales de Austria con alrededor del 53,3 por ciento de los votos, contra el 46,7 por ciento, que fue para el candidato de extrema derecha Norbert Hofer, del Partido de la Libertad. La participación ciudadana fue del 74 por ciento, apenas por debajo de las cifras de la elección de mayo que debió repetirse debido a irregularidades en el conteo de los votos.

 En mayo, Gran Bretaña aún no había votado por abandonar la Unión Europea y Hillary Clinton parecía preparada para convertirse en la próxima presidencia de los Estados Unidos, por lo que la modificación del contexto global hacía prever una variación en el resultado final que no ocurrió.

Van der Bellen había puesto el referéndum de Brexit de junio en el centro de su campaña, diciendo que Hofer llevaría a Austria por el mismo camino que Gran Bretaña, advirtiendo a los votantes que no jugaran con fuego. “Una señal roja, blanca y roja de esperanza y de cambio positivo está siendo transmitida desde Viena a través de Europa”, dijo Van der Bellen en un discurso de victoria, refiriéndose a los colores de la bandera de Austria. “Seré un presidente pro-europeo de Austria abierto al mundo”.

El resultado fue un golpe para los populistas que habían esperado que la ira anti-establishment hubiera crecido lo suficiente desde el referéndum de Brexit y el triunfo de Trump para llevar a Hofer al cargo. Cada resultado electoral se mide también en función de los comicios a celebrarse el año venidero en Francia, Alemania y Holanda.

Los gobiernos europeos emitieron un suspiro de alivio por el resultado, como lo habían hecho después del escurrimiento de mayo. “Un peso ha caído de todos los hombros de Europa”, dijo el vicecanciller alemán Sigmar Gabriel, un socialdemócrata. “Si se confirman las proyecciones, el resultado de la elección en Austria es una clara victoria de la razón contra el populismo de derecha”.

Por su parte, Hofer expresó via Facebook que “estoy infinitamente triste porque no funcionó” y agregó que volvería a postularse dentro de seis años y también para el parlamento en 2018. Las encuestas sugieren que la FPO ganaría esa elección, ya que ahora cuenta con el apoyo de aproximadamente un tercio de los votantes, muy lejos de su rival más cercano.

“Felicidades a la FPO, que luchó valientemente ... ¡Las próximas elecciones legislativas mostrarán su victoria!” Twitteó a Marine Le Pen del Frente Nacional de Francia, un aliado de la FPO que participará en las elecciones presidenciales francesas del próximo año.

Austria ha estado dominada durante décadas por dos partidos centristas que están una vez más en coalición, y la ira por ese atrincherado duopolio ha impulsado el apoyo a la FPO, que quiere acabar con el control de ambas partes sobre el poder. Se ha especulado sobre si los socialdemócratas del canciller Christian Kern y el Partido Popular conservador se las arreglarán para seguir trabajando juntos hasta que su mandato expire en 2018. “No creo que este gobierno vaya a durar mucho más”, dijo Hofer.

La comedia de errores que llevó a repetir las elecciones le ha valido a Austria descalificaciones tales como “república bananera” cuando el resultado de la segunda vuelta del 22 de mayo fue manchado por desprolijidades de funcionarios electorales que quisieron acelerar el conteo y porque, entre otras cosa, el pegamento en los sobres de algunas papeletas postales no se adhirió.

Los liberales europeos lanzaron un suspiro de alivio cuando Van der Bellen ganó las elecciones de mayo con 31.000 votos, pero el Tribunal Supremo de Austria anuló el resultado y ordenó una re-ejecución tras las irregularidades durante el recuento de votos. Van der Bellen parecía haber aumentado ese margen de victoria el domingo por la noche.

Anton Mahdalik, del partido de Hofer en el Ayuntamiento de Viena, calificó el resultado de “un gran éxito aunque perdimos”, porque “como partido único contra los socialdemócratas, el Partido Popular, los Verdes y otros, y el establishment y los medios de comunicación, conseguimos de todos modos 2,2 millones de votos”, dijo. “Ahora estamos en la pole position para las elecciones parlamentarias de 2018”, agregó.

Mahdalik apuntó a Nigel Farage, el ex líder de Ukip, por la derrota. El político británico había dicho que Hofer celebraría un referéndum para que Austria dejara la Unión Europea. “Eso no nos ayudó”, dijo. Se cree que una abrumadora mayoría de austriacos apoya la adhesión a la UE. “Le pediría a Farage que no interfiera en los asuntos internos de Austria”, sostuvo.

Hofer se comprometió a construir lazos más fuertes con Rusia de Vladimir Putin y dijo que también se dirigiría a Washington y Moscú si ganaba la presidencia. “Hablé con Steve King ayer, y me dijo que debería visitar Washington muy pronto. Pero también estaba hablando con el embajador de Rusia, y también me dijo que debía visitar Moscú pronto ”, dijo. “Para mí podría ser importante ayudar a construir una amistad entre Rusia y Washington”, dijo.

El Partido de la Libertad fue uno de varios partidos de extrema derecha que envió observadores al referéndum que Rusia usó para justificar su anexión de Crimea en 2014, y una victoria para Hofer habría sido vista como un golpe al régimen de sanciones de la UE contra el gobierno de Putin. Hofer, un hombre de 45 años que habla bien y que le gusta ser visto con una pistola de mano, ha aumentado su número de votantes a partir del descontento ante la política del gobierno austríaco hacia los refugiados que huyen de la guerra en Siria. En 2015, 90.000 solicitantes de asilo entraron en Austria - el equivalente a un uno por ciento de la población de este país de 8,7 millones. Los partidarios también apuntan a una alta tasa de desempleo y el descontento con las luchas internas en el Partido Popular Social Demócrata y Austriaco, el centro principal de izquierda y los partidos de centro derecha, para explicar su ascenso. Sus críticos ven en Hofer un fondo ultra-derechista que recuerda a la fundación del partido por ex nazis en los años cincuenta.

 

Categorías: Política, Internacional.