MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 19:45 UTC

 

 

Economistas argentinos prefieren a Hillary Clinton

Martes, 8 de noviembre de 2016 - 12:07 UTC
Los economistas argentinos y la administración de Mauricio Macri apuestan a la continuidad que implica una victoria de Hillary Clinton pero no descartan ningún escenario Los economistas argentinos y la administración de Mauricio Macri apuestan a la continuidad que implica una victoria de Hillary Clinton pero no descartan ningún escenario

Los analistas estiman que la candidata demóocrata seguirá la relación bilateral, mientras que Trump es un misterio que detendría el comercio y la inversión en todo el mundo

 Dada la importancia mundial de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el gobierno del presidente Mauricio Macri habría puesto a un lado la prudencia y la habría reemplazado con un toque de simpatía por la candidata demócrata, se informó en un destacado programa de televisión en Buenos Aires el lunes.

Según los expertos, un triunfo de Clinton ratificaría la relación bilateral y favorecería el comercio y la inversión en Argentina. En cambio, si el republicano Donald Trump se convierte en presidente, la economía global puede sufrir el golpe.

“Nadie sabe qué puede sucederle a una persona como Trump”, dijo Jorge Argüello, ex embajador en Washington y autor de La Historia Urgente de Estados Unidos, quien dijo que “si algo distingue claramente a los dos candidatos, es la previsibilidad. Clinton sería mucho más predecible que Trump”, continuó.

Los analistas coinciden en que la política proteccionista promovida por Trump afectaría al comercio mundial y causaría cierta estancamiento en los mercados. La promesa del candidato republicano de construir un muro en la frontera mexicana, que restringiría el movimiento de personas y bienes la suba prevista de aranceles de hasta un 45% sobre los productos chinos causan escozor.

Este tipo de política buscaría restablecer las industrias en los Estados Unidos, en detrimento de los países latinoamericanos y asiáticos que recibieron plantas de empresas que buscaban reducir costos, lo cual llevó a una transformación radical de la producción en las últimas décadas, algo que Trump promete revertir.

Según Luis Palma Cané, economista de la consultora Fimades, “habrá un fuerte impacto en el sistema financiero estadounidense e internacional, una enorme estabilidad, bajos mercados bursátiles y fuga de capitales”, que buscarán destinos de inversión considerados seguros, como Bonos emitidos por Estados Unidos o Alemania. “El payaso Trump ha prometido volver a políticas proteccionistas y populistas, que es como regresar a la era paleozoica”, continuó Palma Cané.

El economista Dante Sica, director de Abeceb.com, dijo que Argentina podría sufrir. “Por el lado financiero, podría haber algún efecto negativo a corto plazo, como una caída en el mercado de valores y el aumento del riesgo país, que acompañan el aumento de la volatilidad financiera global”, dijo.

“En cuanto a la política exterior, también abriría una ventana de incertidumbre en cuanto a la consolidación de la relación bilateral en un contexto en el que el gobierno de Macri apostó por un acercamiento a Estados Unidos, pero descontando el triunfo de Hillary”, continuó.

Según los expertos, una victoria de Trump podría socavar el proceso de inversiones que Macri tan intensamente busca. Estados Unidos es la principal fuente de desembolsos anunciados para el período 2016-. El comercio entre los dos países creció y las exportaciones argentinas aumentaron un 30% en un año.

Varios funcionarios macristas ya han insinuado una preferencia por Hillary. El ministro de la Producción, Francisco Cabrera, viajó a Washington con la intención de profundizar una agenda de mayor apertura comercial, que sería eclipsada si Trump llegara a la Casa Blanca. Por su parte, “si Trump gana, tendremos que ajustarnos”, admitió la canciller Susana Malcorra la semana pasada.

“Clinton es vista como una apuesta por la continuidad de la administración de Barack Obama”, dijo Sica. “Aunque hay que reconocer que muy poco ha esbozado sobre la relación con América Latina”, agregó. En su opinión, Clinton es un “compromiso con la continuidad”, que, con gobiernos en Argentina y Brasil más abiertos a Washington, “podría implicar lazos más estrechos con los Estados Unidos”.

Argüello, sin embargo, advirtió que Clinton también criticó la sucesión de tratados de libre comercio que Obama firmó y se opuso con énfasis al Tratado Transpacífico (TPP), el acuerdo para eliminar las barreras en el comercio entre América y Asia (excluyendo a China) que propulsó a la Casa Blanca y que Argentina quiere abordar. “Esto va a afectar la intensidad del comercio”, dijo. Sin embargo, consideró que “Clinton continuará ampliamente la política exterior de Obama”, con lo que la administración de Macri se siente cómoda.

“Hillary es la continuidad”, dijo Gustavo Neffa, analista de Research for Traders. “Lo que debemos esperar en Argentina es más parecido: la relación entre Obama y Macri es muy buena y Macri juega para la campaña de Clinton”, continuó.

Mientras que la mayoría de las encuestas dan a Hillary Clinton ganadora, los números no son contundentes. Sin embargo, el mercado cree que la esposa del ex presidente Bill Clinton volverá a la Casa Blanca, ahora como jefe de Estado. “La semana pasada nos dimos cuenta de un acercamiento peligroso de Trump a Hillary Clinton, aunque hoy se estaría alejando nuevamente”, acordó Neffa, también atenta a los estados de ánimo del mercado. “Pero no descartamos ningún escenario”, concluyó.