MercoPress, in English

Viernes, 7 de octubre de 2022 - 13:31 UTC

 

 

Falklands quieren una relación pragmática con Argentina, “no nos interesa pelearnos”

Jueves, 9 de junio de 2016 - 12:32 UTC
”Nuestra identidad es muy británica, pero no inglesa porque no nacimos en Inglaterra”, subraya Krysteen Ormond ”Nuestra identidad es muy británica, pero no inglesa porque no nacimos en Inglaterra”, subraya Krysteen Ormond
Krysteen pertenece a una familia de tercera generación nacida en las Falklands, su abuelo nació en 1926 y su madre en 1962. Krysteen pertenece a una familia de tercera generación nacida en las Falklands, su abuelo nació en 1926 y su madre en 1962.
 “Cualquier discusión sobre soberanía nos tiene que involucrar a nosotros; no sé si será mañana o en cinco años, pero si pasa, tiene que involucrarnos a nosotros” “Cualquier discusión sobre soberanía nos tiene que involucrar a nosotros; no sé si será mañana o en cinco años, pero si pasa, tiene que involucrarnos a nosotros”

Las islas Falklands/Malvinas pasan por un momento de cambios: por un lado buscan sustentar su desarrollo económico con la industria de pesca e hidrocarburos y, por otro, pretenden conseguir una relación más pragmática con el nuevo gobierno de Argentina, que preside Mauricio Macri, explica Krysteen Ormond, representante del gobierno de las Falkland ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

 Ormond, quien visitó Nicaragua en la última semana, comentó que “cualquier discusión sobre la soberanía (de las Islas) nos tiene que involucrar a nosotros; no sé si eso vaya a pasar mañana o en cinco años, pero si pasa, tiene que involucrarnos a nosotros en las Falklands”.

Krysteen pertenece a la tercera generación de su familia nacida en las Islas Falklands, territorio británico de ultramar donde nació su abuelo en 1926 y luego su madre en 1962. Son las mismas Islas reclamadas por Argentina, desde hace décadas, en los foros internacionales.

”Nuestra identidad es muy británica, pero no inglesa porque no nacimos en Inglaterra”, subraya Krysteen Ormond

“No queremos pasar todo el tiempo peleando. El gobierno de (Cristina) Kirchner tenía una manera muy dura de tratar la situación. Había bloqueo, mucho ruido y era muy difícil encontrar una manera de vivir con este tratamiento. Lo que estamos intentando es una relación más pragmática”, dijo Ormond.

Recordó que en 1990 las Islas cooperaron con Argentina en la exploración de hidrocarburos, en la industria de la pesca, en turismo y en conectividad. Pero, enfatizó, la situación cambió radicalmente cuando llegaron los Kirchner al gobierno argentino, porque negaron todos los acuerdos que existían.

Ormond insiste en que las islas Falkland no son una colonia británica, porque tienen su propia constitución, sus leyes y su sistema tributario con el que impulsan el desarrollo económico. Las islas Falkland son autosuficientes, recaudan sus propios impuestos y financian sus servicios, destacó.

“Tenemos un excelente sistema de salud pública, el que es gratis al momento de usarlo para los pacientes con derecho a recibirlo. En los casos en que nuestro servicio de salud no pueda auxiliar a un paciente que requiera cuidado por una enfermedad grave o crónica, tenemos sistemas establecidos y podemos financiar el cuidado en el extranjero de ese paciente, incluidos el viaje, el alojamiento y las cuentas médicas, sin costo para la persona”, aseguró Ormond.

En esa comunidad, con casi 3,000 habitantes, la educación universal es gratuita hasta la finalización de una licenciatura. La economía la mueven el sector pesca y agropecuario, y sus principales productos de exportación son calamares, otras especies marinas, mariscos, lana y carne. Esto además de los 60.000 turistas llegan cada año a las Falklands, mayoritariamente en cruceros.

El embajador de Londres para Costa Rica y Nicaragua, Ross Denny, explicó que el Reino Unido tiene 14 territorios en ultramar. “Todos tienen su propia constitución, todos tiene el derecho de determinar su propio futuro. Tenemos más de diez islas en el Caribe, por ejemplo; hablan de independencia y no hay ningún problema para nosotros, lo hemos dejado muy claro”, afirmó el diplomático.