MercoPress, in English

Lunes, 5 de diciembre de 2022 - 03:54 UTC

 

 

Litigio Chile/Bolivia por salida al mar ingresa en nueva etapa con designación de Insulza

Miércoles, 25 de noviembre de 2015 - 10:01 UTC
La designación de José Miguel Insulza, en remplazo de Felipe Bulnes, devela “las debilidades, las fisuras, las contradicciones”, incurridos por Chile La designación de José Miguel Insulza, en remplazo de Felipe Bulnes, devela “las debilidades, las fisuras, las contradicciones”, incurridos por Chile
Esa posición contrasta con “la solidez monolítica, la contundencia, la fortaleza boliviana en esta demanda impecable, sólida”, sostuvo Álvaro García Esa posición contrasta con “la solidez monolítica, la contundencia, la fortaleza boliviana en esta demanda impecable, sólida”, sostuvo Álvaro García
La Paz llevó en 2013 a Santiago ante la CIJ de La Haya para que el tribunal obligue a Chile a negociar la recuperación para Bolivia de un acceso al mar. La Paz llevó en 2013 a Santiago ante la CIJ de La Haya para que el tribunal obligue a Chile a negociar la recuperación para Bolivia de un acceso al mar.

El relevo del representante chileno ante la Corte Internacional de Justicia denota las “fisuras” y “debilidades” de La Moneda en el litigio con Bolivia que, al contrario, muestra “solidez monolítica” en su equipo, dijo el vicepresidente boliviano, Álvaro García.

 La designación del ex secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en remplazo de Felipe Bulnes, devela “las debilidades, las fisuras, las contradicciones, los fallos estratégicos en los que ha incurrido” el gobierno chileno, consideró García, quien ejerce temporalmente la presidencia, debido a que Evo Morales está en misión oficial en Irán.

Esa posición contrasta con “la solidez monolítica, la contundencia, la fortaleza (del equipo boliviano) en esta demanda impecable, sólida frente a otra estructura que se resquebraja, que demuestra contradicciones”, sostuvo en conferencia en la Casa de Gobierno.

La Paz llevó en 2013 a Santiago ante la CIJ de La Haya para que el tribunal obligue a Chile a negociar la recuperación para Bolivia de un acceso soberano al mar.

La CIJ recientemente se declaró competente para abordar el asunto, rechazando la postura de Santiago, que consideró que el tema había quedado cerrado por el tratado de paz firmado en 1904, tras la guerra que ambos países libraron en 1879, y que involucró igualmente a Perú, que también cedió territorios.

Luego del fallo, el gobierno boliviano pidió a su par chileno dialogar sobre el diferendo marítimo entre ambos países, en una negociación paralela al proceso judicial que se entabla ante el tribunal de La Haya. La Moneda propuso también un diálogo “sin condiciones”.

Morales replicó que durante los últimos 70 años, “estuvimos en el diálogo, pero nunca hubo propuesta” escrita, a pesar de los ofrecimientos verbales de entregar un acceso soberano al mar.

Dos resoluciones de la OEA, de la que Insulza fue su secretario general, instaron en 1979 y 1983 a Bolivia y Chile, “con firma del gobierno chileno”, a negociar una salida soberana al mar, mencionó García.

Al asumir en la OEA, Insulza “juró defender, acatar y poner en práctica, pero ahora en otra función tiene que hacer totalmente lo contrario a la resolución de la OEA (..), ¿cómo estará viviendo el señor Inzulza, cómo vivirá ese desgarramiento profesional, espiritual, intelectual, moral”, preguntó.

En la guerra de 1879 Bolivia perdió 400 km de costa -su único acceso al océano Pacífico- y 120.000 km2 de territorio.

Categorías: Política, América Latina, Chile.