MercoPress, in English

Lunes, 4 de julio de 2022 - 06:55 UTC

 

 

OEA se despacha contra autoridad electoral de Venezuela por las restricciones

Miércoles, 11 de noviembre de 2015 - 10:28 UTC
El jefe de la OEA cita José Batlle y Ordóñez: “no es que el pueblo nunca se equivoque, sino que es el único que tiene derecho a equivocarse” El jefe de la OEA cita José Batlle y Ordóñez: “no es que el pueblo nunca se equivoque, sino que es el único que tiene derecho a equivocarse”
La carta de 18 hojas está dirigida a la presidenta del Consejo Nacional Electoral venezolano, Tibisay Lucena, que negó la presencia de observadores de OEA La carta de 18 hojas está dirigida a la presidenta del Consejo Nacional Electoral venezolano, Tibisay Lucena, que negó la presencia de observadores de OEA
Almagro afirma que una observación internacional “brindaría a todos los venezolanos mayor tranquilidad a la hora del contero de los votos” Almagro afirma que una observación internacional “brindaría a todos los venezolanos mayor tranquilidad a la hora del contero de los votos”

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, se despachó en una carta contra la presidenta del Consejo Nacional Electoral venezolano, Tibisay Lucena, que negó la presencia de observadores de la Organización de Estados Americanos en los comicios legislativos del 6 de diciembre. Almagro denunció irregularidades que la autoridad “puede y debe corregir”.

 “Las condiciones no están garantizadas al nivel de transparencia y justicia electoral que usted debe garantizar”, dice el uruguayo a la máxima autoridad de Venezuela en una carta que difundió por Twitter. ”Lamento además que el rechazo (a los observadores) se fundara en un posicionamiento político y no en los argumentos que hacen a la justicia y a las garantías necesarias para el desarrollo de un proceso electoral“, indica Almagro en la nota.

La carta tiene 18 páginas y está plagada de exhortaciones a la titular del organismo que regula las elecciones en Venezuela. ”Si usted no dispone de mecanismos que aseguren una observación que tenga las más plenas garantías para su trabajo, usted está faltando a obligaciones que hacen a la esencia de las garantías que debe otorgar“, indica Almagro, por ejemplo.

Una observación internacional, algo reclamado por los opositores en Venezuela, ”brindaría a todos los venezolanos mayor tranquilidad a la hora del contero de los votos“, reconoce Almagro.

En el texto, Almagro acusa que ”las dificultades solamente alcanzan a los partidos de oposición“. Y luego detalla a qué se refiere. En primer lugar, hace mención a ”un terreno de juego desnivelado“ en las condiciones en que se está desarrollando la campaña, pues hay desigual reparto de recursos financieros, distintas posibilidades de acceso a los medios de comunicación, confusión con las papeletas y cambios de las reglas de juego una vez que se lanzó el proceso.

Tras citar al uruguayo José Batlle y Ordóñez (”no es que el pueblo nunca se equivoque, sino que es el único que tiene derecho a equivocarse”), el ex canciller incluye una frase de una canción de Bob Marley: “What we really need is the right to be right and the right to be wrong” (lo que de verdad necesitamos es el derecho de tener razón y el derecho de estar equivocados).

Almagro también denuncia el impacto de los decretos de Estado de excepción en el proceso electoral, así como las restricciones a la libertad de prensa y de expresión o la injerencia del Poder Ejecutivo.

En las páginas se destaca asimismo que hay siete opositores proscritos, con acusaciones viciadas. Y se detiene en el juicio y condena a Leopoldo López. En este apartado, el uruguayo recuerda que el último caso de un gran líder opositor preso durante una elección fue precisamente el de Wilson Ferreira Aldunate en 1984.

A su entender, el fallo contra López “pone en manos de interpretaciones judiciales muy subjetivas la interpretación de los discursos políticos opositores y derecho de asociación que significa la constitución de movimientos políticos”. Es por eso que reclama la garantía del discurso opositor y el libre funcionamiento de los políticos no alineados.

Almagro también considera que la muerte de 43 personas en el marco de las protestas de comienzos de 2014 es “un horrendo crimen”. “Y es un horrendo crimen callar ante 43 muertos, ante 43 homicidios”.

“Es un horrendo crimen callar ante los estudiantes que permanecen encarcelados sin acusación fiscal por el mismo delito de manifestarse pacíficamente”, ejemplifica.

A la hora de hacer una conclusión, la máxima autoridad del organismo regional recuerda a la máxima autoridad electoral venezolana que “en sus manos está la legitimidad del arma política fundamental que le queda a su pueblo, que es el derecho al voto con garantía para todos”.

“Frente a estos hechos no podemos mirar a un lado ni usted ni yo”, sentencia Almagro al final.