MercoPress, in English

Miércoles, 17 de agosto de 2022 - 02:12 UTC

 

 

Malvinas: Embajadora Castro apoya a Scioli y comparte preocupación por posición de Macri

Lunes, 2 de noviembre de 2015 - 10:15 UTC
Macri habría dicho que el reclamo de Malvinas es casi un amor propio. 'Es más, creo que las Islas Malvinas serían un fuerte déficit adicional para la Argentina'. Macri habría dicho que el reclamo de Malvinas es casi un amor propio. 'Es más, creo que las Islas Malvinas serían un fuerte déficit adicional para la Argentina'.
Para Castro sería riesgoso que llegue a la presidencia quien no entiende sobre la soberanía territorial, y considera “un déficit” la recuperación de las Malvinas Para Castro sería riesgoso que llegue a la presidencia quien no entiende sobre la soberanía territorial, y considera “un déficit” la recuperación de las Malvinas
Castro también mencionó que el jefe de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, es miembro del Grupo Pro Diálogo Malvinas Castro también mencionó que el jefe de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, es miembro del Grupo Pro Diálogo Malvinas

La embajadora argentina en Londres, Alicia Castro emitió una declaración en apoyo del Gobernador Daniel Scioli, candidato del oficialismo para la segunda vuelta presidencial el 22 de noviembre, a la vez compartió la preocupación sobre la posición del candidato Mauricio Macri respecto a la Cuestión Malvinas.

 Como sabemos, hace un tiempo Mauricio Macri en un extenso reportaje que el diario Página 12 reprodujo el 4 de abril del corriente año declaró “La verdad es que los temas de las soberanías con un país tan grande como el que tenemos nunca los entiendo mucho. Nosotros no tenemos un problema como los israelíes, que tienen un problema de espacio. Acá lo nuestro es casi un amor propio. Es más, creo que las Islas Malvinas serían un fuerte déficit adicional para la Argentina.” (cita textual)

Creo que la improvisación y la banalidad tienen límites. Sería riesgoso que llegue a Presidente de la Argentina quien no entiende sobre la soberanía territorial de nuestro país, y considera “un déficit” la recuperación de las Islas Malvinas, establecida en la Constitución Nacional y ansiada por todos los argentinos sin distinción de signo político.

En los últimos años nuestro Gobierno logró niveles inéditos de apoyo de toda la comunidad internacional sobre Malvinas. Todos los países de América Latina y el Caribe rechazan la existencia de un enclave colonial al sur de nuestro continente y la expoliación de los recursos naturales, hidrocarburos y recursos pesqueros que pertenecen a los 40 millones de argentinos. Llamado a definirse sobre la cuestión, ningún mandatario del mundo ha declarado “no entender los temas de las soberanías” como lo ha hecho Macri.

Los países europeos, africanos, los países Árabes, el G-77 que incluye 134 países, Rusia, China, reclaman la apertura del diálogo y las negociaciones entre el Reino Unido y Argentina para encontrar una solución pacífica, diplomática y permanente a la controversia de soberanía. El Reino Unido ha quedado aislado en su negativa al diálogo.

Durante mi misión al frente de la Embajada argentina en Londres también hemos logrado un creciente y visible apoyo entre los ciudadanos británicos a nivel político, parlamentario, académico, y de organizaciones sociales y sindicales. Al mismo tiempo que mantenemos una agenda positiva y promovemos la cultura argentina y el intercambio comercial, difundimos con firmeza nuestro reclamo en todos los ámbitos. Hoy los influyentes sindicatos británicos reclaman diálogo junto a nosotros, numerosos diputados se han expresado en el Parlamento contra la militarización en Malvinas y a favor de abrir negociaciones con Argentina, organizaciones pacifistas y ambientalistas nos apoyan. Hemos sumado adhesiones de reconocidas personalidades a la causa Argentina, entre otras, la del líder del partido laborista -número dos de la política británica- Jeremy Corbyn, quien es miembro de nuestro Grupo Pro Dialogo Malvinas.

Un día Argentina recuperará la soberanía de Malvinas, nuestro trabajo consiste en acortar los tiempos. Pero es imprescindible que a niveles de decisión haya hombres y mujeres que entiendan y defiendan la soberanía nacional.