MercoPress, in English

Jueves, 29 de setiembre de 2022 - 01:34 UTC

 

 

Scioli promete que Argentina nunca volverá a pedir ayuda al FMI

Jueves, 8 de octubre de 2015 - 15:06 UTC
”Nunca más vamos a volver a pedirle ayuda financiera al Fondo”, se comprometió Scioli al hablar ante empresarios ”Nunca más vamos a volver a pedirle ayuda financiera al Fondo”, se comprometió Scioli al hablar ante empresarios
El ex-presidente Néstor Kirchner canceló en 2006 en un solo pago y echando mano a las reservas, una deuda de 9.500 millones de dólares con el FMI El ex-presidente Néstor Kirchner canceló en 2006 en un solo pago y echando mano a las reservas, una deuda de 9.500 millones de dólares con el FMI
Las reservas del Banco Central cayeron unos US$ 4.700:, a US$ 27.715:, después de cancelar el lunes el bono Boden 2015 por US$ 5.900: Las reservas del Banco Central cayeron unos US$ 4.700:, a US$ 27.715:, después de cancelar el lunes el bono Boden 2015 por US$ 5.900:

El candidato presidencial oficialista, Daniel Scioli, afirmó este miércoles que Argentina nunca volverá a pedir ayuda financiera al Fondo Monetario Internacional (FMI), al que el país pagó en 2006 su deuda de 9.500 millones de dólares.

 ”Nunca más vamos a volver a pedirle ayuda financiera al Fondo”, se comprometió Scioli al hablar ante empresarios en un almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio en Buenos Aires. Agregó que “Néstor (Kirchner) canceló, marcó el camino de cancelar esas deudas para no volver a caer en lo mismo”.

El ex-presidente Néstor Kirchner (2003-2007), el fallecido esposo y antecesor de la actual mandataria Cristina Kirchner, canceló en 2006 en un solo pago y echando mano a las reservas, una deuda de 9.500 millones de dólares con el FMI y desde entonces el gobierno argentino no acepta el monitoreo de la entidad.

Desde aquel año Argentina se mantuvo al margen de los mercados y rechazó someterse a cualquier evaluación de la entidad financiera multilateral. Sólo en 2013 aceptó ayuda de una misión técnica del FMI para elaborar una nueva forma de medición del cuestionado índice de inflación.

Las declaraciones del candidato presidencial se producen horas después de que el último informe del FMI pronosticara una caída del 0,7% del PBI argentino en 2016, en consonancia con la región.

Scioli, quien gobierna la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito donde habita casi el 40% del padrón electoral, aseguró que él sabe cómo impulsar el desarrollo económico sin pedir préstamos a organismos internacionales.

“Vamos a engrosar el stock de divisas con repatriación de capitales, con un aumento de la exportación y atrayendo más inversiones extranjeras”, anticipó el candidato del gobierno de Cristina Fernández. La presidenta que concluye este año su segundo mandato consecutivo debe entregar el poder el próximo 10 de diciembre al ganador de las elecciones generales del 25 de octubre.

Scioli se enfrenta al conservador alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri, y el peronista disidente Sergio Massa, ambos compiten por llegar al balotaje previsto para el 22 de noviembre si es que Scioli no logra el 45% en la primera vuelta o un 40% más diez puntos de diferencia sobre su inmediato seguidor.

“A algunos les preocupa el nivel de reservas, ¿pero por qué no se ponen contentos cuando ven la baja de endeudamiento? No vamos a volver a pedir préstamos financieros con condiciones que quiera imponer el Fondo”, insistió Scioli.

Las reservas del Banco Central cayeron unos 4.700 millones de dólares, a 27.715 millones de dólares, después de cancelar el lunes en tiempo y forma el bono Boden 2015 por 5.900 millones de dólares.

Argentina logró reestructurar entre 2005 y 2010 el 93% de su deuda por casi 100.000 millones de dólares, declarada en mora en 2001 en medio de su peor crisis económica en la historia.

Un 7% remanente de la deuda, en manos de fondos especulativos y otros grupos, sigue en “default” debido a que intentan cobrar el 100% de sus bonos más intereses mediante litigios judiciales que ganaron en Nueva York.

En 2014, Argentina arregló su deuda (de más de cuarenta años) con el Club de París, formado por 19 naciones industrializadas.