MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 23:13 UTC

 

 

Exponen empresas fantasmas que recibían fondos para la campaña de Rousseff

Viernes, 31 de julio de 2015 - 09:03 UTC
Red Seg Gráfica y Editora, sin estructura alguna, aparece como beneficiaria del dinero de la campaña de Rousseff y estaba registrada a nombre de un chofer Red Seg Gráfica y Editora, sin estructura alguna, aparece como beneficiaria del dinero de la campaña de Rousseff y estaba registrada a nombre de un chofer

El Partido de los Trabajadores del Brasil desvió 6.15 millones de Reales (unos 1.8 millones de dólares) de la campaña por la reelección de la presidente Dilm Rousseff, a la Red Seg Gráfica y Editora, una empresa con sede en San Pablo que no tiene ningún empleado registrado, según el diario Folha de Sao Paulo.

 Los documentos apuntan a una sola persona como presidente: un chofer, Vivaldo Dias da Silva, quien en 2013 percibía un salario de 1.490 reales. El hallazgo no es menor. El robo de identidad para abrir empresas fantasmas es un delito común en Brasil.

La Red Seg Gráfica y Editora aparece como la principal beneficiaria del dinero de la campaña presidencial del año pasado, de acuerdo con los registros del Tribunal Superior Electoral. Los funcionarios del TSE que examinaron las cuentas de la campaña de Rousseff descubrieron la situación irregular de la gráfica al cruzar informaciones de la empresa con el banco de datos del Ministerio de Trabajo.

Los funcionarios sospechaban que la gráfica no tenía la estructura necesaria para prestar los servicios que habían sido remunerados por el PT. Algunas de las facturas de la gráfica entregadas por el partido al TSE indican que la empresa proveía carpetas para la campaña electoral.

Las cuentas proselitistas de la presidente fueron aprobadas en diciembre de forma unánime por la Justicia Electoral, pero con reservas. Por eso, el tribunal continuó analizando los casos que no quedaban claros, de acuerdo con el mencionado diario paulista.

Esta no es la primera vez que aparece que una empresa contratada por la campaña de Rousseff en 2014 tiene como presidente a un conductor profesional. Como Folha reveló en diciembre del año pasado, Focal Comunicación -la segunda compañía que más dinero oficialista recibió durante las elecciones (7,1 millones de dólares) tenía como socio a un chofer cuyo salario era de 2.000 reales en 2013.

En su momento, el empresario Carlos Cortegoso admitió que era el verdadero dueño de Focal y justificó el registro de otra persona como un supuesto gesto para darle oportunidades a uno de sus empleados favoritos. La Justicia Electoral pidió a la Policía Federal que investigara sobre Focal y otra gráfica, VTPB, que ganó u$s6,8 millones en la campaña. El TSE ahora también podría pedir que se abriera una investigación contra Red Seg.

El desvío de fondos que financian a los partidos políticos se engloba en la trama de corrupción de Petrobras. La investigación intenta determinar si muchas de las donaciones que las empresas privadas vinculadas al caso hicieron a partidos políticos para la campaña electoral del año pasado fueron realizadas con dinero obtenido mediante los fraudes en Petrobras. Una de las campañas investigadas es la de la propia Rousseff.

Por el caso también se investiga a medio centenar de políticos, entre quienes figuran los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renan Calheiros. Ambos pertenecen al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente del país, Michel Temer. Por su supuesta participación en esas irregularidades, está preso Joao Vaccari, ex tesorero del PT.

Según las autoridades judiciales, las compañías implicadas en el caso obtenían contratos con Petrobras, inflaban sus valores y las diferencias eran repartidas entre los políticos que amparaban las corruptelas y algunos ex directivos de la estatal.

Categorías: Política, Brasil.