MercoPress, in English

Viernes, 2 de diciembre de 2022 - 05:22 UTC

 

 

Juez Griesa dio lugar a pedido de los 'me too', deuda Argentina suma otros US$ 5.400 millones

Sábado, 6 de junio de 2015 - 12:17 UTC
 Los bonos, dijo Greisa, contienen una cláusula que exige el pago al mismo tiempo que los acreedores que aceptaron intercambiar su deuda en 2005 y 2010 Los bonos, dijo Greisa, contienen una cláusula que exige el pago al mismo tiempo que los acreedores que aceptaron intercambiar su deuda en 2005 y 2010

El juez federal estadounidense Thomas Griesa ordenó este viernes que la Argentina debe pagar u$s 5.400 millones a más de 500 acreedores (‘me too’) que se sumaron a una demanda contra el país por su deuda impaga iniciada por los fondos de cobertura.

 El magistrado sentenció que Argentina deberá cumplir con el fallo antes de poder pagar la deuda reestructurada. La decisión de Griesa se da en el marco de un largo litigio judicial iniciado por unos fondos de cobertura ('buitres') que buscan un pago total de sus acreencias tras la cesación de pagos del país por unos 100.000 millones de dólares en el 2002.

Griesa dijo que los acreedores “me-too” celebraron bonos similares a las sostenidas por los fondos de alto riesgo y por lo tanto deben ser tratados de la misma manera. Los bonos, dijo, contienen una cláusula que exige el pago al mismo tiempo que los acreedores que aceptaron intercambiar su deuda en 2005 y 2010 reestructuraciones.

El juez considero que Argentina ha violado esa cláusula por negarse a pagar los holdouts al intentar pagar a los tenedores de bonos de cambio, que poseen un 92% de la deuda en default vale alrededor de $ 28 mil millones en capital pendiente.

“Al hacer los pagos de esta clase superior de la deuda, la República ha violado su promesa de clasificar a los bonos de los demandantes por igual con su deuda externa emitida más tarde”, escribió Griesa.

El pasado viernes 29 de mayo, Griesa no se había pronunciado sobre el reclamo de los ‘me too‘, que habían solicitado la extensión del fallo que benefició a los fondos Aurelius y NML por 1.330 millones de dólares.

En esa audiencia, los abogados que representan al Estado argentino argumentaron que este nuevo grupo de acreedores no está en condiciones de reclamar el incumplimiento de la cláusula pari passu (igual tratamiento de acreedores) que provocó el fallo original de Griesa.

Los ‘me too‘ afirmaron que Argentina “no puede ignorar” a los bonistas que están en juicio y reclamando sus acreencias. Tras escuchar a las partes Griesa optó por postergar una decisión, que finalmente tomó este viernes.