MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 08:49 UTC

 

 

Alianza del Pacífico y Mercosur “son complementarios y no una alternativa”

Jueves, 28 de mayo de 2015 - 10:58 UTC
“La integración hará nuestra fuerza”, dijo Rousseff y agregó: ”México y Brasil no serán causales de falsas rivalidades o prisioneros de la geografía”. “La integración hará nuestra fuerza”, dijo Rousseff y agregó: ”México y Brasil no serán causales de falsas rivalidades o prisioneros de la geografía”.
Peña Nieto a pesar de profundas reformas estructurales aún tiene una economía aletargada en tanto el tema de la violencia sigue copando titulares de los medios Peña Nieto a pesar de profundas reformas estructurales aún tiene una economía aletargada en tanto el tema de la violencia sigue copando titulares de los medios

La relación entre la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Chile y Perú) y el Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela) debe “ser vista como complementaria y no como alternativa”, afirmó la presidenta Dilma Rousseff durante un foro empresarial sobre el fin de su visita de estado a México.

 “La integración de estos bloques económicos hará nuestra fuerza”, señaló la presidenta, para luego enfatizar que ”México y Brasil no serán causales de falsas rivalidades o prisioneros de la geografía”.

Rousseff y Peña Nieto aseguraron que están abriendo un nuevo capítulo en la relación entre sus países con la firma de varios convenios, especialmente uno para profundizar el Acuerdo de Complementación Económica, ACE 53. El vínculo ampliará las preferencias arancelarias a nuevos sectores como el de servicios, comercio electrónico, compras gubernamentales, propiedad intelectual, entre otros.

Ambas naciones renovaron en marzo pasado un acuerdo comercial que restringe el intercambio bilateral de automóviles, y protege a la industria automotriz brasileña. El acuerdo extiende un pacto bilateral promovido en 2012 por Brasil que inicialmente causó irritación del lado mexicano, ya que impuso tarifas de 35% a las exportaciones por encima de una cuota anual de entre 1.500 y 1.640 millones de dólares.

Pero Rousseff enfatizó que “ningún modelo o proceso subregional agota las posibilidades y las opciones de integración”.

Empero Mercosur por ejemplo impide a los países que lo integran hacer acuerdos de libre comercio de manera individual, en tanto México cuenta con tratados comerciales con 45 naciones.

Asimismo en tanto la Alianza del Pacífico tiene una política de puertas abiertas a la inversión extranjera, promueve la actividad privada y el comercio internacional al igual que la reducción de tarifas, el Mercosur en los hechos aplica una política diametralmente opuesta.

Si bien en este segundo mandato que comienza Rousseff, Brasil ha declarado como prioritario flexibilizar el Mercosur para firmar acuerdos con terceros países y apurar el tratado de libre comercio y cooperación con la Unión Europea, las negociaciones ya llevan casi década y media, y habría que esperar los resultados del nuevo impulso, de aquí a unos meses.

Al respecto están previstas una serie de reuniones en Bruselas en las próximas semanas y Brasil con el apoyo de Uruguay y Paraguay ahora se ha embarcado en la línea de apertura, pero Argentina sigue reticente y ha advertido que sólo dentro de la unidad se podrá avanzar con éxito.

Como para matizar la situación Rousseff dijo que “nosotros tenemos símbolos en nuestras culturas y, sin duda alguna, es un símbolo de alegría, de vivir y de felicidad el tequila mexicano” así como “la cachaza, la caipirinha brasileña”, dijo Rousseff antes de brindar con Peña Nieto.

Pero los dos jefes de estado atraviesan momentos difíciles en sus países que les han motivado una caída de su popularidad.

El presidente mexicano ha tratado de enfocar la imagen internacional del país en sus ambiciosas reformas estructurales pero la economía no ha tenido el impulso que esperaba -acaba de reducirse nuevamente la previsión de crecimiento para 2015, a entre 2,2% y 3,2%- y los graves problemas de violencia siguen copando los titulares.

Rousseff por su parte ha sido objeto de protestas ciudadanas ante las graves acusaciones de corrupción en su partido, ligadas a un fraude en la petrolera estatal Petrobras, y a una economía prácticamente estancada cuyo PIB se espera se contraiga 1,2% este año.

Categorías: Política, Brasil, América Latina.