MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 13:39 UTC

 

 

Brasil se ofrece para mediar en el conflicto diplomático España/Venezuela

Viernes, 24 de abril de 2015 - 11:57 UTC
Temer sugirió la intervención de Brasil como moderador en la audiencia con el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela. Temer sugirió la intervención de Brasil como moderador en la audiencia con el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela.
Maduro acusó al presidente español, Mariano Rajoy, de pertenecer a “un grupo de bandidos, corruptos y ladrones”, de apoyar “a los terroristas de Venezuela” Maduro acusó al presidente español, Mariano Rajoy, de pertenecer a “un grupo de bandidos, corruptos y ladrones”, de apoyar “a los terroristas de Venezuela”

Brasil le ofreció al rey Felipe VI de España realizar un esfuerzo diplomático para aliviar la crisis entre Caracas y Madrid, que subió de tono los últimos días.

El vicepresidente de Brasil, Michael Temer, se reunió con el monarca, quien le hizo un comentario sobre la escalada de la crisis después de que España considerara “intolerables” las declaraciones realizadas por el presidente Nicolás Maduro.

 Temer sugirió la intervención de Brasil como moderador en la audiencia en el Palacio de la Zarzuela. En la conversación con el rey, le recordó que recientemente el canciller brasileño Mauro Vieira estuvo reunido con otros ministros de Relaciones Exteriores de Unasur “para pacificar la situación interna y encontrar un medio de vida tranquilo en Venezuela y en la relación de Venezuela con los otros países”.

En una entrevista con el medio brasileño Valor, Temer dijo que Brasil puede intentar ayudar a solucionar la crisis “sin abandonar a Venezuela ni ingresar en los problemas internos del país, pero haciendo un papel de moderador”.

Maduro acusó al jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, de pertenecer a “un grupo de bandidos, corruptos y ladrones”, de apoyar “a los terroristas de Venezuela” y de estar “detrás de una conspiración y tratar de derribar al gobierno democrático y legítimo” de su país.

El Parlamento venezolano, a su vez, declaró “persona non grata” al ex jefe de gobierno español Felipe González, quien aceptó colaborar en la defensa legal del líder de la oposición venezolana Leopoldo López.

El gobierno español decidió llamar a consultas a su embajador en Caracas, frente a las “declaraciones intolerables” contra España.

La mención a la crisis, en la conversación entre el rey y Temer, se explica también por la influencia del gobierno de Dilma entre las autoridades de Caracas.