MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2019 - 03:24 UTC

Falklands discute petición sobre 'mala conducta' de algunos visitante argentinos

Viernes, 30 de enero de 2015 - 07:54 UTC
-Tim Miller recordó que se trata de una bandera de un país que tiene aspiraciones sobre las Falklands, “de la misma forma que lo hizo hace 33 años” -Tim Miller recordó que se trata de una bandera de un país que tiene aspiraciones sobre las Falklands, “de la misma forma que lo hizo hace 33 años”

Un animado debate, a veces ardoroso tuvo lugar esta semana en las Falkland Islands durante una asamblea pública en la Cámara de Comercio de Stanley para tratar 'la mala conducta' de visitantes argentinos, la cual fue descripta como ”perturbadora y estresante' para muchos residentes de las Islas.

 La asamblea contó con la presencia de miembros electos de la Asamblea Legislativa de las Falklands/Malvinas, muchos residentes de Stanley e incluyó la presentación de una petición con 494 firmas referidas al malestar ocasionado por el despliegue de banderas argentinas por parte de visitantes a las Islas.

“Encaren la mala conducta de los visitantes argentinos con el menosprecio que se merece” dijo la legisladora MLA Jan Cheek aconsejando a los presentes en el local de la Cámara de Comercio.

La reunión bajo la secretaría del MLA Barry Elsby estuvo dominada por el tema de la reciente petición solicitando que el gobierno de las Falkland Islands tome acciones relativo a los visitantes argentinos que hacen despliegue de banderas argentinas lo cual fue descripto como “perturbador y estresante” para muchos Isleños.

Kris Thorsen presentó la petición con 494 firmas a los legisladores al finalizar la asamblea.
Planteó dirigiéndose a los legisladores si la mayoría de la gente estaba al tanto del nivel de estrés que ocasiona esa conducta a la gente mayor de las Islas, muchos de los cuales se encierran en sus hogares cuando se enteran que hay argentinos de visita en Stanley.
“¿Es acaso este el ejemplo de comunidad que queremos para vivir?” enfatizó.

El Fiscal General Peter Judge dijo que existía legislación en la normativa sobre orden público que muy bien podría ser aplicada para estos incidentes... “si es que las acciones del individuo en cuestión son intencionalmente amenazantes y abusivas y si dicha persona es consciente de ello, entonces habrán cometido una falta y entonces la policía puede proceder a actuar”.
Sin embargo el Fiscal alertó que todas las leyes y normas deben ser vistas en el contexto de la constitución de las Falklands y consagradas en el derecho a la libre expresión.

El Jefe de Policía Super Intendente Len McGill explicó que mucho trabajo ha tenido lugar durante el mes pasado para ver cómo encarar y administrar estas situaciones.
“Pasando raya, el tema es simple: el despliegue de una bandera nacional no es generadora de una ofensa o violación a una norma, a menos que venga acompañada de cánticos, pancartas o eslóganes, entonces ahí sí se puede determinar como una violación al orden público”, argumentó McGill.

Por su parte Tim Miller dijo que cada vez que se despliega una bandera argentina en las Falklands, era el símbolo de un país que tenía aspiraciones y reclamos sobre las Falklands, “de la misma forma que lo hizo hace 33 años”.
“La única diferencia es que esta vez no se trata de balas vivas”, aunque hay que reconocer que “se ha declarado la guerra si bien en esta oportunidad se trata de una guerra económica”.
La Policía Real de las Falklands tienen por cometido la misión de proteger a la población local, pacífica y tranquila del shock, la angustia y el trauma mental que producen estos visitantes, insistió Miller.

El legislador MLA Gavin Short coincidió con Tim Miller y dijo que durante la discusión en la comisión especial de la ley sobre delitos y orden público, pareció existir cierta incertidumbre dentro de la fuerza policial sobre si contaban con el necesario respaldo legal.
Short reveló que había propuesto una enmienda a la ley que no contó con el apoyo de sus colegas legisladores.
“Pero creo que lo que está sucediendo ahora va mucho más allá de lo que puede considerarse razonablemente como ejercicio de libertad de expresión”, dijo MLA Short. Agregó que a su manera de ver ahora hay muchas más visitas con motivación política que nunca antes, y entendía que la legislación de las Falklands tendría que proteger a la población local de estos grupos.

MLA Mike Summers advirtió que había otro tema a tomar en consideración y era “la realidad de quienes eran estos personajes y lo que nos podrían llegar a hacer a nosotros”. Y agregó “son ante todo un grupo de fantasiosos”.
“Esta gente no nos puede hacer daño, vienen aquí a las Islas nada más que para tratar de justificarse a ellos mismos que hace treinta años y pico recibieron unas buenas patadas en el trasero, a la vez que pretender que son algo de este país. Pero la verdad es que no lo son: no son nada” resaltó.
La forma de ayudar a la gente que puede sentirse asustada, atemorizada era explicarles que no pueden sufrir daños de parte de estos visitantes fantasiosos agregó Summers.

Finalmente MLA Phyl Rendell admitió que el tema hacía tiempo que estaba en la vuelta 'pero silbábamos y mirábamos a otro lado, quizá porque estábamos temerosos de hablar abiertamente sobre el asunto'.
“Pero por sobretodo es muy importante transmitir a la gente que estamos todos unidos en esto y que efectivamente somos una sola comunidad”.
“Nosotros los legisladores apoyamos a la policía, a la Fiscalía y debemos trabajar juntos para asegurarnos que nuestras leyes se apliquen y sean aplicables”.
“Como comunidad no debemos fragmentarnos, debemos trabajar juntos”, concluyó MLA Rendell. (Penguin News).-