MercoPress, in English

Viernes, 19 de abril de 2019 - 12:24 UTC

Diario inglés afirma que Rusia le ofreció aviones de guerra a la Argentina

Lunes, 29 de diciembre de 2014 - 11:29 UTC
Avión ruso  Sukhoi Su-24 Avión ruso Sukhoi Su-24

Lo habría hecho Vladimir Putin en su visita a Buenos Aires, a cambio de carne y trigo, como consecuencia de embargos impuestos por le Unión Europea

 El Ministerio de Defensa de ese país recibió la información de que Vladimir Putin, complicado por el embargo de alimentos provenientes de la Unión Europea, habría propuesto intercambiar bombarderos por trigo y carne, según informó el periódico dominical Sunday Express.

Las tensiones entre los gobiernos de la Argentina y del Reino Unido podrían agravarse si se confirma el acuerdo y el gobierno argentino acepta la propuesta, que incluye un contrato de arrendamiento de 12 aviones de ataque supersónico modelo Sukhoi Su-24. En Londres evalúan que si este supuesto convenio se consumara, el gobierno británico se vería obligado a revisar el programa de defensa que implementan en torno a las Islas Malvinas, territorio por el cual existe una áspera disputa desde hace décadas. El pico de las hostilidades llegó con la guerra de 1982.

Por cuestiones presupuestarias, el gobierno británico dejó en las Islas “sólo” cuatro cazas Typhoon de la Royal Air Force (RAF) y un millar de soldados que cuentan con misiles tierra-aire y reciben el apoyo de un buque de guerra que visita la zona durante todo el año.

El Comodoro Andrew Lambert, de la Asociación Nacional de Defensa del Reino Unido consideró que “el ministerio de Defensa debería estar preocupado” porque la posibilidad de que la Argentina se refuerce con aviones de combate rusos abriría una “verdadera ventana de vulnerabilidad” en la protección de los intereses británicos.

El Reino Unido planea fortificar su posición en Malvinas con un plan militar que se desarrollará de manera paulatina y concluirá en 2020, pero Lambert cree que este posible convenio argentino-ruso obliga a acelerar los planes. Según evaluó, “la única solución real es desplegar al menos un escuadrón más” en la región, para “poder ganar tiempo” e implementar, entonces sí, un plan de “refuerzo adecuado”.

Ante la alarma que se encendió con esta noticia, un portavoz del Ministerio de Defensa británico trató de llevar tranquilidad y señaló que “periódicamente se revisan los niveles de fuerza en todo el mundo”.