MercoPress, in English

Domingo, 5 de febrero de 2023 - 11:47 UTC

 

 

Fondos de chavistas estarían bloqueados en Suiza hasta tanto no declaren su origen

Miércoles, 24 de setiembre de 2014 - 15:48 UTC
Rafael Ramírez en la última recomposición del gabinete de Maduro perdió PDVSA y pasó a Ministro de Relaciones Exteriores Rafael Ramírez en la última recomposición del gabinete de Maduro perdió PDVSA y pasó a Ministro de Relaciones Exteriores

El banco suizo UBS habría bloqueado 442 nóminas a nombre de altos funcionarios de PDVSA, Petróleos de Venezuela, SA y del gobierno del presidente Nicolás Maduro, incluyendo al influyente Rafael Ramírez, ex presidente de la petrolera estatal.

De acuerdo el portal RunRunes, dirigido por el periodista venezolano Nelson Bocaranda, la “supuesta” congelación de 7.000 millones de dólares en unas cuentas en diferentes bancos tiene paralizado a un grupo importante de funcionarios y contratistas del área petrolera.

Es que estos altos funcionario del gobierno de Nicolás Maduro no pudieron justificar los ingresos por montos significativos en sus respectivas cuentas.

“Hay negociaciones para determinar cuánto les pueden entregar si no declaran el origen de los fondos. Los nombres impactarán al Gobierno, pues un sector de éste presiona para que se hagan públicos”, asegura la web.

En las últimas semanas, el presidente Nicolás Maduro anunció una “Revolución dentro de la Revolución”, por la que modificó algunos nombres de su gabinet ministerial. En esos cambios, Ramírez perdió poder, pero no salió del Gobierno. De manejar la estatal PDVSA, pasó a la Cancillería.

En julio de 2002, asumió como ministro de Energía y Minas -actualmente Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería- y desde 2004 ejerció la presidencia de Petróleos de Venezuela, donde se reafirmó como uno de los hombres más cercanos del fallecido mandatario Hugo Chávez. Ahora no maneja los millones chavistas, está en la Cancillería, mientras ve como sus otrora compañeros no hacen esfuerzos por impedir su caída, de acuerdo a Runrunes.

Nelson Bocaranda desde su columna fue el único periodista que informó con exactitud todo el proceso de deterioro de la salud de Chávez, y su fallecimiento con toda el respeto que merecía la noticia por tratarse del jefe de estado.

Hasta los chavistas admitían que su única fuente segura de información al respecto era de Runrunes, ya que la propaganda oficial no era fiable. Chavez estuvo internado durante su enfermedad en Cuba y sólo un puñado de familiares y menos funcionarios tenían acceso.