MercoPress, in English

Miércoles, 30 de noviembre de 2022 - 13:55 UTC

 

 

Marina Silva recibe el apoyo de la cultura brasileña y promete 'jubilar a la vieja República'

Miércoles, 17 de setiembre de 2014 - 06:29 UTC
“Soy como David pero frente a un batallón de Goliats”, sostuvo Marina respecto a la campaña 'sucia' del PT contra su persona “Soy como David pero frente a un batallón de Goliats”, sostuvo Marina respecto a la campaña 'sucia' del PT contra su persona

La aspirante presidencial brasileña Marina Silva afirmó que si resulta electa el próximo mes se transformará en la primera mandataria “socio-ambientalista” del mundo y que pretende “jubilar a la vieja República”.

“Me veo como la primera presidente socio-ambientalista del mundo”, dijo Silva a periodistas en Sao Paulo, luego de recibir el respaldo de sectores de la cultura, entre ellos el aclamado Fernando Meirelles, director del filme “Ciudad de Dios”.

Silva, quien marcha segunda en las encuestas y está en situación de empate técnico para el segundo turno del 26 de octubre, aprovechó el encuentro con sectores de la cultura en Sao Paulo para confrontar a la presidenta Dilma Rousseff, que busca la reelección.

Pero explicó parte de su composición ideológica, en medio de la disputa electoral donde sus adversarios la ubican más liberal en economía por su propuesta de otorgar la independencia al Banco Central y flexibilizar el bloque regional sudamericano Mercosur.

“Antes les decían apenas Verdes, pero ahora se integran la economía, la ecología, lo social. Soy una ‘sustentabilista’ progresista”, se definió la ex-ministra de Medio Ambiente, candidata por el Partido Socialista Brasileño (PSB).

En ese marco, reiteró que está siendo “víctima de ataques” de Dilma Rousseff, en referencia a la campaña del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) que muestra cómo desaparece la comida de una mesa de una familia pobre con la idea de independencia del Banco Central de Silva supuestamente “en poder de los banqueros”.

“Soy como David pero frente a un batallón de Goliats”, sostuvo.

Y denunció que el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) la quiere convertir en una “exterminadora del futuro” por diseminar supuestamente que los programas sociales que fueron la marca de Rousseff y Lula da Silva (2003-2010) estarían amenazados.

“No haré con Dilma lo que están haciendo conmigo. A Dilma sus asesores de marketing la están obligando a agredirme”, afirmó la ex-senadora del estado amazónico de Acre, quien promete una tercera vía que sintetice los Gobiernos de Lula y de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Tras afirmar que “tiene historia”, dijo que enfrentará lo que llamó una “ola de mentiras”, de la misma manera que lo hicieron grandes personalidades mundiales como el reverendo estadounidense Martin Luther King, el expresidente sudafricano Nelson Mandela o el líder indio Mahatma Gandhi.

Se negó a discutir con Lula, quien la combate porque sostiene que “tercerizará el Gobierno” en caso de que sea electa, y pronosticó que los partidos tradicionales, PT y PSDB, “deben volver a sus raíces para jubilar a la vieja República”.

Y citó como señales su votación con el 20 % de los votos en los comicios de 2010 y las protestas de junio de 2013, a las que calificó como “activismo autoral” por carecer de organización y líderes identificados.

En el encuentro con representantes de todas las industrias culturales, ganó Silva un apoyo de fuste internacional, el de Fernando Meirelles, además de lo que ya había recibido de los músicos Caetano Veloso y Arnaldo Antunes (ex-miembro de Tribalistas).

Meirelles afirmó que “una de las cosas que no necesita cambiarse en Brasil es la política hacia el cine”, sector del cual comentó creció 3 veces más que el promedio del PIB de los últimos doce años.

“El apoyo a Marina es porque es necesario para el país y para el mundo un desarrollo sustentable, que el Gobierno actual de Brasil no está realizando en forma correcta y porque es necesario incluir la cultura y la ciencia para una educación de calidad”, comentó.

Al término del encuentro, Marina Silva defendió a su asesora en temas culturales y educativos, María Alice Setúbal, heredera del Banco Itaú, y blanco de críticas por sus rivales.

“Resulta que ahora esta educadora de décadas fue transformada en banquera porque está conmigo en este camino. Es una visión empobrecida de la política”, afirmó la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB).
 

Categorías: Política, Brasil.