MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 00:58 UTC

 

 

“Se acabó la fiesta” advierte gobierno de Río a los violentos y revoltosos

Martes, 29 de abril de 2014 - 22:18 UTC
El gobernador Luiz Fernando Pezão dijo que no hay marcha atrás en el 'plan de pacificación' de las favelas El gobernador Luiz Fernando Pezão dijo que no hay marcha atrás en el 'plan de pacificación' de las favelas

Gobierno de Río de Janeiro afirmó hoy que “no tolerará” ataques violentos, como los ocurridos en los dos últimos días, ni “cualquier intento de desestabilizar el proceso de pacificación” de las favelas de la ciudad.

 “No hay retirada en el proceso de pacificación (de las favelas), que está retomando territorios dominados, durante muchos años, por bandidos. No vamos a tolerar tumultos, actos de vandalismo, destrucción de patrimonio”, afirmó el gobernador de Río, Luiz Fernando Pezão, en un comunicado.

El gobernador informó que ha solicitado al Ejecutivo brasileño el traslado a cárceles federales de tres narcotraficantes recientemente capturados y a los que se atribuyen ataques contra la Policía en favelas de Río.

Los traficantes en cuestión son Bruno Eduardo da Silva Procópio, alias “Piná”; Eduardo Fernandes de Oliveira, conocido como “2D”, y Ramires Roberto da Silva, considerados como principales cabecillas de la banda que opera en el complejo de favelas del Alemão, donde se registraron disturbios en las noches de los pasados domingo y lunes.

En el Alemão, un grupo de favelas controlado por la Policía desde 2010, en la noche del lunes se registraron tiroteos entre las bandas y la fuerza pública, cuatro autobuses fueron incendiados y un grupo destrozó el mobiliario de un centro de salud municipal.

En el tiroteo con la Policía fue herido con un balazo en el pecho Carlos Alberto de Souza Marcolino, de 20 años, que fue ingresado en un hospital de la zona.

En otra favela, conocida como Chapadão, este lunes otros cinco autobuses fueron incendiados durante una protesta por la muerte de un joven en un tiroteo con la Policía.

La llamada “pacificación” de las favelas es una política de seguridad que comenzó a ser implantada paulatinamente desde finales de 2008 y que ha supuesto la instalación de cuarteles y comisarías de Policía en favelas que durante tres décadas fueron el feudo de las bandas de narcotraficantes.

En los últimos meses se han registrado disturbios y numerosos ataques a policías destacados en las favelas pacificadas, en lo que el Gobierno de Río de Janeiro considera un intento de poner en jaque la “pacificación”.

Categorías: Política, Brasil.