MercoPress, in English

Lunes, 20 de mayo de 2019 - 02:32 UTC

Conferencia Episcopal acusa al chavismo de querer imponer un 'gobierno totalitario'

Jueves, 3 de abril de 2014 - 09:51 UTC
Diego Padrón, rechazó la “criminalización de la protesta ciudadana” y la violación a los derechos humanos. Diego Padrón, rechazó la “criminalización de la protesta ciudadana” y la violación a los derechos humanos.

La Conferencia Episcopal venezolana acusó al partido en el poder y al presidente Nicolás Maduro de tratar de imponer un “gobierno totalitario” en Venezuela, lo que ha alimentado protestas opositoras que cumplen casi dos meses, con saldo de por lo menos 39 muertos, cientos de heridos y detenidos, y crecientes denuncias de abusos y torturas por parte de las fuerzas de represión.

 El origen de las protestas es “la pretensión del partido oficial y autoridades de la República de implantar el llamado plan de la patria (creado por el fallecido presidente Hugo Chávez), detrás del cual se esconde la imposición de un gobierno totalitario”, dijo monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia.

Padrón lamentó en rueda de prensa la polarización política que se ha agudizado en Venezuela tras una serie de manifestaciones antigubernamentales iniciadas por estudiantes el pasado 4 de febrero y a las que se han sumado los partidos opositores para denunciar la inseguridad, la inflación de 57%, la escasez de alimentos, la represión policial y la detención de opositores.

Lo que está ocurriendo en Venezuela es “sumamente grave tanto por su magnitud (...) como por su duración, violencia y nefastas consecuencias para nuestro presente y futuro”, añadió Padrón, quien rechazó la “criminalización de la protesta ciudadana” y la violación a los derechos humanos.

“Denunciamos la abusiva y desmedida represión contra ellos (los manifestantes), las torturas de que han sido objeto muchas de las personas detenidas y la persecución judicial a los alcaldes y diputados contrarios al oficialismo (...) El gobierno se equivoca al querer resolver la crisis por la fuerza, la represión no es el camino”, añadió.

El jerarca religioso se pronunció por la mediación de El Vaticano en un eventual “diálogo sincero” con todos los sectores del país, lo que ya fue aceptado por el gobierno venezolano, que semanas atrás instaló una mesa de negociación con distintos sectores pero en la que rechaza participar gran parte de la oposición.

El Vaticano, explicó Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, no ha recibido una notificación oficial del gobierno para participar en un diálogo.