MercoPress, in English

Viernes, 9 de diciembre de 2022 - 20:34 UTC

 

 

Paraguay insiste en el rechazo del Protocolo de Ushuaia del Mercosur

Viernes, 7 de febrero de 2014 - 09:21 UTC
El gobierno del presidente Cartes ante un serio desafío diplomático con sus socios de Mercosur El gobierno del presidente Cartes ante un serio desafío diplomático con sus socios de Mercosur

Entre las normativas adoptadas durante la suspensión de Paraguay en el Mercosur figura la Decisión 11/13 que aprobó el Régimen de Participación de los Estados Asociados, el cual en el Artículo Nº 2 señala que los países interesados en adquirir la condición de asociado deberán adherirse al Protocolo de Ushuaia II, mecanismo que fuera rechazado por Paraguay en el 2012.

 El gobierno del presidente Horacio Cartes asegura que pedirá la revisión, a lo largo del semestre, de seis normativas del Mercosur, de un total de 180, adoptadas durante la suspensión del Paraguay en el bloque. Se trata de decisiones, resoluciones y directivas comerciales. “Varias tienen un impacto positivo, otras tienen un impacto neutro y unas pocas tienen un impacto que si bien pueden llegar a ser negativas plantearán para que se tornen positivas”, según anunciaron fuentes oficiales de la cartera paraguaya de Relaciones Exteriores.

Los documentos aprobados en el bloque por Brasil, Argentina y Uruguay, están siendo analizados en el Consejo del Mercado Común nacional (CMC), que integran ministros y viceministros del área.

Asunción señala que los aprobados por el Mercosur durante la suspensión de Paraguay serán revisados y reclamados, si hubiere alguna que perjudique los intereses nacionales. Pero el ingreso de Venezuela al bloque dejó el precedente de aceptar los hechos consumados.

Según el Protocolo de Ouro Preto, adicional al Tratado de Asunción, “las decisiones de los órganos del Mercosur serán tomadas por consenso y con la presencia de todos los Estados Partes” (artículo 37). La institucionalidad del bloque fue golpeada al aceptar a nuevos socios durante la ausencia de un país fundador, Paraguay, según señalaron fuentes diplomáticas.

Un comunicado de la Cancillería del 19 de diciembre pasado sostiene que la “participación de Paraguay en el Mercosur no implica aceptar todo lo actuado en dicho proceso desde el mes de junio de 2012 hasta la fecha”. Indica que “el Paraguay ha hecho reserva de sus derechos. En este mismo sentido, para el Paraguay el Protocolo de Ushuaia II no se encuentra en vigencia”.

En efecto por amplia mayoría, la Cámara de Senadores del Paraguay rechazó el 25 de octubre de 2012 y envió al archivo el Protocolo de Montevideo sobre Compromiso con la Democracia en el Mercosur, Ushuaia II. El Senado de entonces calificó la cláusula “absolutamente perversa” contra nuestro país por ser un país chico y mediterráneo, y aseveró que atenta contra la Constitución y la soberanía.

El Protocolo de Montevideo necesita la aprobación legislativa de todos los socios para entrar en vigencia.

Al respecto el canciller paraguayo Eladio Loizaga, calificó semanas atrás de una “barbaridad” y valoró el compromiso de diplomáticos de la Cancillería paraguaya que se opusieron al Protocolo que habla de cierre de fronteras y bloqueo de los ríos, además de corte de rutas y de suministro de energía, entre otras medidas 'ilegales' y contrarias a la soberanía del país.