MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 19:13 UTC

 

 

Ban Ki-moon abogó 'de forma consistente' por derechos humanos en Cuba durante su visita

Miércoles, 29 de enero de 2014 - 21:48 UTC
El secretario general de NN.UU. con el líder de la revolución, Fidel Castro El secretario general de NN.UU. con el líder de la revolución, Fidel Castro

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, planteó “de forma consistente” a los funcionarios del gobierno de Cuba la causa de los derechos humanos durante una reunión que mantuvo este martes en La Habana, según informó el vocero de la ONU, Martin Nesirky.

 “Les he pedido que ratifiquen los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que ya han sido firmados” por la isla, dijo Ban en una rueda de prensa en el marco de la Cumbre de la Celac.

No obstante, evitó dialogar sobre ese tema de manera directa con el líder de la revolución cubana, con quien se reunió por casi una hora, antes de que comenzara la sesión plenaria del organismo.

Castro y Ban Ki-moon, en cambio, hablaron sobre conflictos internacionales como la situación en Siria, en la República Centroafricana, en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo. También trataron cuestiones como la seguridad alimentaria, la proliferación nuclear, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Más tarde, al ser el primer orador en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Ban Ki-moon afirmó que la promoción de la democracia y los derechos humanos son “cruciales” para la estabilidad regional.

“Los objetivos internacionales de la paz y el desarrollo se sustentan en los derechos humanos y el Estado de derecho”, señalo, a la vez que instó a los líderes presentes a seguir fortaleciendo el sistema regional de derechos humanos y a consolidar las libertades fundamentales.

Si bien evitó confrontar directamente al respecto con Castro durante su reunión, Ban Ki-moon dejó en claro que “está al corriente” de las denuncias de detenciones y acoso a opositores cubanos, de acuerdo con el vocero del organismo.

Por su parte el presidente chileno Sebastián Piñera visitó al arzobispo de La Habana, Jaime Ortega aprovechando su visita a Cuba para la Cumbre de Celac. El religioso negoció con los Castro la liberación de decenas de disidentes en 2010

“La entrevista estuvo muy bien, con mucha cortesía”, dijo el cardenal a la prensa y recordó que en febrero de 2009 también recibió a Michelle Bachelet, cuando visitó Cuba siendo presidente de Chile. Bachelet, ahora presidente electa, viajó a La Habana con Piñera, pero no asistió a la visita al cardenal antes de integrarse a la cumbre.

Ortega dijo que no estaba sorprendido por la visita, pues ”en Chile hay una relación muy fluida con la Iglesia y es natural que ellos (los presidentes chilenos), al venir a otro país, siempre visiten a figuras de la Iglesia“.

Ortega encabeza la Iglesia católica de Cuba, la cual ha salido de su aislamiento de años y ha pasado a ser la institución independiente más influyente del país. En años recientes, negoció con el presidente Raúl Castro la liberación de presos políticos, aconsejó al Gobierno sobre política económica y consiguió la publicación de revistas eclesiásticas con artículos cada vez más francos sobre la necesidad del cambio.

Ortega utilizó su púlpito para criticar el sistema político en Cuba y pidió una mayor libertad política y económica, pero también trató de alejar a la juventud de lo que describió en un discurso en 1998 como un ”tipo de subcultura de Estados Unidos que invade todo”.

Categorías: Política, América Latina.