MercoPress, in English

Domingo, 14 de agosto de 2022 - 08:42 UTC

 

 

España e Italia pretenden solución 'justa y equitativa' para litigio en ampliación del Canal de Panamá

Martes, 28 de enero de 2014 - 19:32 UTC
Los dos jefes de gobierno celebraron esta semana una reunión bilateral Los dos jefes de gobierno celebraron esta semana una reunión bilateral

El presidente español, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Enrico Letta, han defendido una solución “justa y equitativa” en la controversia existente por las obras de ampliación del Canal de Panamá, obras que lideran la empresa española Sacyr y la italiana Impregilo

 Rajoy y Letta han analizado la amenaza de paralización de esas obras en la cumbre bilateral que ambos han copresidido en Roma esta semana y han expresado en conferencia de prensa posterior su convencimiento de que será posible un acuerdo.

Letta ha sido el primero en referirse a este asunto al señalar que España e Italia tienen un compromiso común de intentar hacer posible ese acuerdo porque es una cuestión “de interés primario” para los dos países.

Ha añadido que tanto él como Rajoy han querido lanzar un mensaje muy enérgico de que es muy importante llegar a una solución “justa y equitativa” y que los dos gobiernos están trabajando para ello por medio de sus respectivos ministros de Fomento, a los que ha dicho que se les ha dado el mandato de que se muevan “lo más activamente posible”.

“Hoy en día esta es una de nuestras emergencias prioritarias”, ha dicho Letta.

Rajoy se ha sumado a las palabras de su homólogo italiano y ha reiterado que ambos gobiernos están siguiendo muy de cerca las negociaciones en curso, en las que hay un plazo hasta el próximo 1 de febrero para intentar llegar a un acuerdo.

“Tenemos la esperanza de que se va a lograr una solución rápida y pronto y creemos que, a la espera de la sentencia arbitral, la conclusión de los trabajos en la fecha prevista es por lo que todos debemos apostar”, ha añadido.

En esa línea, ha reiterado que un bloqueo de los trabajos sería un perjuicio grave y no debería producirse.