MercoPress, in English

Lunes, 6 de febrero de 2023 - 05:18 UTC

 

 

Negociaciones por obras en Canal de Panamá se trancan y debate llega al parlamento

Viernes, 10 de enero de 2014 - 10:10 UTC
Quijano de ACP dijo al Parlamento que no tendrá “ningún reparo” en asumir lo que queda del proyecto “con algún otro contratista” Quijano de ACP dijo al Parlamento que no tendrá “ningún reparo” en asumir lo que queda del proyecto “con algún otro contratista”

La Autoridad del Canal de Panamá, ACP, ha rechazado las propuestas financieras del consorcio a cargo de la ampliación de la vía interoceánica, tanto la realizada por el consorcio español Sacyr, que reclama un adelanto de 400 millones de dólares, como la de su socio italiano Impregilo, de hasta 1.000 millones de dólares, por estar “fuera del contrato”, y afirmó que la suya, un desembolso conjunto de hasta 283 millones, “es la oferta razonable”.

 El administrador de ACP, Jorge Quijano, recalcó ante diputados del Parlamento panameño que no tendrá “ningún reparo” en asumir lo que queda del proyecto “con algún otro contratista” si no se llega a ningún acuerdo con el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), al que pide que sea “juicioso” en sus decisiones y complete la obra.

”Ya hemos estado planificando para una posible situación como esa (...) Estamos preparados junto con contratistas, subcontratistas, la fuerza laboral que está allí y que tiene todos los conocimientos del caso, y que puede hasta incluir extranjeros que están trabajando con GUPC, si ese fuera el caso“, aseguró Quijano.

El GUPC está integrado por Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA. La ampliación de la vía tiene un avance total del 72%, mientras que la construcción de las nuevas esclusas, a cargo de GUPC, del 65%, según ACP.

La ACP y el GUPC intentan acordar una salida amigable al conflicto que amenaza la ampliación, originada después de que el consorcio anunciara que paralizará las obras el próximo día 20 porque no se le reconocen sobrecostes de 1.600 millones de dólares.

”En este momento lo que vale es lo que nosotros hemos puesto en la mesa y nos mantenemos en esa posición“, declaró Jorge Quijano en una comparecencia ante diputados de una comisión permanente del Parlamento, de mayoría oficialista.

”Lo que se plantea en ambas propuestas (...) nos vuelven a llevar fuera del contrato, y eso no va a suceder“, respondió Quijano a los periodistas tras salir del salón donde respondió a los diputados.

La de la ACP ”es una oferta razonable en vista de todas las cosas que han sucedido y en vista de los límites que tiene el contrato. La Autoridad del Canal tiene una posición firme al respecto“, añadió, por su parte, el presidente de la Junta Directiva de la ACP, Roberto Roy, quien acompañó a Quijano al Parlamento.

En una primera y hasta ahora única reunión entre las partes después del anuncio de suspensión, la ACP mostró su disposición a desembolsar un nuevo anticipo de 100 millones de dólares al GUPC y otorgarle dos meses de moratoria al reembolso de un adelanto previo de 83 millones siempre que el consorcio también aportara 100 millones de dólares.

El total de 283 millones de dólares deberá usarse para pagar a subcontratistas y proveedores, y solo se hará efectivo si el GUPC retira la intención de suspender las obras a partir del próximo día 20 y si cumple con otros compromisos contractuales.

El GUPC obtuvo en 2009 el contrato por 3.118 millones de dólares para la construcción de las nuevas esclusas del Canal, y la ACP ha dicho que ya ha desembolsado 2.831 millones de dólares, 784 millones correspondientes a adelantos.

El consorcio consideró una ”solución parcial“ la propuesta panameña, y en un comunicado dijo que la suya, que además del adelanto de 400 millones de dólares por parte de la ACP implica un aporte del GUPC de 100 millones, garantizaba que ”pueda ser llevada hasta la finalización de la obra“.

Por su parte, Impregilo difundió en Roma una nota en la que propone a la ACP el reconocimiento del pago de 1.000 millones de dólares adicionales al precio original para finalizar la obra o bien la financiación de 500 millones más la ”consolidación“ de los anticipos hechos.

Mientras parece complicarse la negociación entre la ACP y el consorcio, crece en Panamá el apoyo al Canal y la exigencia de que todo lo que se negocie se haga dentro del contrato.

”Que no se equivoquen (el GUPC), si se quieren ir que se vayan (...) el Canal es nuestro y no nos van a chantajear”, dijo en un encendido discurso ante el pleno parlamentario el diputado Alcibíadez Vásquez, del opositor Partido Panameñista.