MercoPress, in English

Domingo, 23 de enero de 2022 - 15:47 UTC

 

 

Maduro promueve zona económica más amplia con énfasis en el 'desarrollo social'

Jueves, 19 de diciembre de 2013 - 07:09 UTC
“O nos desarrollamos todos, o no habrá desarrollo realmente para nadie”, según el mandatario venezolano “O nos desarrollamos todos, o no habrá desarrollo realmente para nadie”, según el mandatario venezolano

Los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Petrocaribe han acordado plantear una nueva zona económica complementaria al Mercado Común del Sur (Mercosur) y a la Comunidad del Caribe (Caricom), en el marco de la II Cumbre Extraordinaria ALBA-TCP – Petrocaribe, que se celebra desde este pasado lunes en Caracas (Venezuela).

 De esta forma, pretenden potenciar el “desarrollo social” en beneficio de los pueblos que integran los bloques regionales. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha señalado que los países del ALBA y Petrocaribe, además del Mercosur “agrupan aproximadamente 408 millones de habitantes”, así como “un gran poder poblacional y territorial”.

“O nos desarrollamos todos, o no habrá desarrollo realmente para nadie”, enfatizó Maduro que ha recordado que los países del ALBA –Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda– tienen un Producto Interno Bruto (PIB) de 416.000 millones de dólares (algo más de 300.000 millones de euros), mientras que los de Petrocaribe cuentan con 324.000 millones de dólares (235.000 millones de euros).

Tal y como ha recogido la Agencia Venezolana de Noticias (AVN), Maduro ha insistido que, con este acuerdo, los países miembro se estarían “blindando” para luchar “por un desarrollo realmente equitativo, justo y complementario”, haciendo especial hincapié en los esfuerzos por la salud, por la educación y contra el hambre.

Durante este encuentro, se ha acordado designar representantes de alto nivel que coordinen la creación de esta nueva zona económica. Asimismo, detallan que un grupo de cinco de ellos (Jamaica, Ecuador, Venezuela, Dominica y Nicaragua) se organizará en un cuerpo colegiado coordinado por Ecuador para ejecutar las decisiones que emitan los presidentes.