MercoPress, in English

Jueves, 26 de mayo de 2022 - 05:32 UTC

 

 

Maldición de Aerolíneas Argentinas: ex dueño español a la cárcel por fraude a Hacienda

Martes, 17 de diciembre de 2013 - 17:18 UTC
Díaz Ferrán y Antonio Mata de Air Comet fue la sociedad del grupo Marsans que en 2001 adquirió Aerolíneas Argentinas Díaz Ferrán y Antonio Mata de Air Comet fue la sociedad del grupo Marsans que en 2001 adquirió Aerolíneas Argentinas

La Audiencia Nacional española condenó este martes a dos años y dos meses de prisión al empresario Gerardo Díaz Ferrán por defraudar a Hacienda en la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de Air Comet. La fiscalía había solicitado una pena de dos y cuatro meses de prisión, mientras que la defensa reclamaba la absolución.

 La Fiscalía y la Abogacía del Estado había pedido 2 años y 4 meses de prisión para Díaz Ferrán y Antonio Mata, ex consejero delegado de Air Comet, la sociedad del grupo Marsans que en 2001 adquirió Aerolíneas Argentinas, que era de la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales).

Los procuradores sostienen que Air Comet registró un incremento patrimonial en 2001 derivado de la adquisición de Aerolíneas algo que fue ocultado en sus cuentas, y por lo tanto no fue liquidado en el impuesto de Sociedades de 2002.

Además de la pena de prisión, el Ministerio Público reclamaba el pago de una indemnización de 99 millones de Euros, el equivalente a la cuota que debían pagar a Hacienda.

En 2001, Díaz Ferrán y su ex socio Gonzalo Pascual -fallecido en 2008- compraron Aerolíneas Argentinas (ARSA) a la SEPI por un valor simbólico de 1 dólar; y siete años más tarde, cuando la compañía perdía un millón de dólares al día, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández volvió a tomar el control re-estatizándola.

Por su parte, la SEPI se había hecho con el 99,2% de las acciones de Interinvest, titular de Aerolíneas y Austral, que afrontaba enormes pérdida tras la gestión de la compañía por parte del consorcio Iberia, que a su vez había comprado la aerolínea de bandera argentina en 1990.

En la operación de venta de Interinvest, la SEPI se hizo cargo del pasivo de la compañía por 300 millones de dólares y aportó otros fondos a un plan industrial, en una compleja operación que incluyó la compra de créditos de los proveedores de Aerolíneas por parte de Air Comet, que a su vez se comprometió a destinarlos a la ampliación del capital de la aerolínea de bandera argentina.

En la actualidad Aerolíneas Argentinas bajo el control del estado ha adquirido nuevos aviones, reorganizados los vuelos domésticos y regionales, y este mes reanudó frecuencias diarias a Nueva York después de cinco años de ausencia. Según la propia aerolínea, ya controla más del 82% de los vuelos de cabotaje en Argentina.

La empresa está al frente de un joven abogado Mariano Recalde, hijo de un profesor de Derecho Laboral, asesor de los sindicatos argentinos, CGT que también fue legislador. Recalde hijo es además integrante del grupo La Cámpora el cual lidera el hijo de Cristina Fernández, Máximo Kirchner.

Si bien Aerolíneas ha recuperado la conectividad con todo el territorio argentino y la región, como no se cansa de argumentar la presidenta Cristina Fernández, la línea bandera argentina sigue teniendo pérdidas significativas estimadas en más de un millón de dólares diarios.