MercoPress, in English

Martes, 24 de mayo de 2022 - 12:36 UTC

 

 

Referendo de Falklands, un ejemplo para el resto de Territorios británicos de ultramar

Viernes, 29 de noviembre de 2013 - 09:39 UTC
Reunión del  consejo ministerial conjunto del Reino Unido y los Territorios de Ultramar Reunión del consejo ministerial conjunto del Reino Unido y los Territorios de Ultramar

El consejo ministerial conjunto del Reino Unido y los Territorios de Ultramar felicitaron a las Falkland Islands por el referendo del pasado mes de Marzo y alentaron a otros territorios a seguir la misma senda para decidir su futuro, según se desprende del comunicado final de la reunión de varios días celebrada esta semana en Londres.

 “Damos la bienvenida al resultado del referendo de Marzo 2013 en las Falkland Islands en el cual quedó demostrado abrumadoramente que los Isleños desean permanecer como un Territorio de Ultramar”, dice el comunicado y agrega, ”llamamos a los países del mundo a aceptar el resultado del referendo y apoyar a los Isleños (Falkland Islanders) a medida que continúan a desarrollar su país y su economía. El Reino Unido está presto a apoyar a cualquier Territorio que desee celebrar un referendo sobre su futuro“.

Las Falklands estuvieron representadas en la reunión por dos legisladores electos, Roger Edwards e Ian Hansen, el gobernador Nigel Haywood; la representante del gobierno de las Falklands en Londres, Sukey Cameron y Jamie Fotheringham, director de políticas del gobierno isleño.

El comunicado igualmente tuvo palabras de pleno apoyo para Gibraltar y hace un llamado al gobierno español a bajar la escalada de tensión.

”Continuaremos a apoyar al pueblo de Gibraltar. Urgimos al gobierno español a bajar la escalada de tensión con Gibraltar, incluyendo en la frontera y dentro de aguas territoriales del Territorio Británico de Ultramar“.

Más adelante el comunicado afirma que el derecho a la auto-determinación está incorporado en la Carta de la ONU y ”creemos que los pueblos de todos los Territorios de Ultramar tienen el derecho para determinar su propio futuro, a decidir el sendero que desean tomar y mantener en plena libertad sus vínculos constitucionales con el Reino Unido, si esa es su elección“.

”Ser un Territorio Británico de Ultramar implica un equilibrio de beneficios y responsabilidades. Sostenemos un compromiso a valores compartidos; a altos niveles de gobernanza y la construcción de una asociación más fuerte. Cualquier decisión para romper el vínculo constitucional debe ser sobre la base de un deseo claro y constitucionalmente expresado por el pueblo del Territorio. Creemos que el Comité de Descolonización debería de bajar de la lista aquellos Territorios que así lo desearen“.

Finalmente cada Territorio de Ultramar es único y tiene su propia constitución y ”continuaremos a trabajar para completar el proceso de modernización constitucional de forma tal que cada uno de los Territorios tengan el mayor grado posible de auto-gobierno“.

En cuanto a otros asuntos el comunicado se refiere a la promoción de más oportunidades para los negocios, el comercio e inversiones en los Territorios, así como el compromiso de los gobiernos del Reino Unido y los Territorios de Ultramar de trabajar juntos en temas de educación y formación para oficios; energía alternativas y el medio ambiente; desarrollar vínculos con el resto del ancho mundo; adherir a las reglas en materia de servicios financieros internacionales y, gobernanza y asuntos de seguridad interna.

Al culminar las deliberaciones el Ministro del Foreign Office para los Territorios de Ultramar, Mark Simmonds resaltó cuán fructíferas habían sido las conversaciones con los líderes de los Territorios de Ultramar.

”Se pudo palpar un sentido real de progreso y avance hacia nuestras ambiciones compartidas para los Territorios como comunidades vibrantes y florecientes. Estamos trabajando juntos para apoyar el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo, y para demostrar que los Territorios están entre los mejores lugares del mundo para hacer negocios”, concluyó el ministro Simmonds.