MercoPress, in English

Jueves, 23 de mayo de 2024 - 16:12 UTC

 

 

Fallece legendario entrenador de fútbol argentino César Menotti a sus 85 años

Lunes, 6 de mayo de 2024 - 08:38 UTC
Menotti entrenó a Argentina hasta el título mundial en 1978 y era seleccionador de todos los equipos nacionales de la FA en el momento de su muerte Menotti entrenó a Argentina hasta el título mundial en 1978 y era seleccionador de todos los equipos nacionales de la FA en el momento de su muerte

César Luis Menotti, el hombre que condujo a Argentina a su primer título mundial de fútbol en 1978 en casa y estuvo a cargo de la dirección de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que armó el equipo que ganó la versión Qatar 2022, murió este domingo en Buenos Aires, a los 85 años. Menotti había sido internado semanas atrás por una anemia severa pero fue dado de alta más tarde.

 «Profundo dolor por la partida del líder de un grupo que le ha dado una de las mayores alegrías al país. Aunque adhiero a otra escuela, sería necio negar el aporte de César Luis Menotti“, escribió en X el presidente argentino, Javier Milei. “Adiós Flaco...”.

«La Asociación del Fútbol Argentino lamenta informar con enorme tristeza el fallecimiento de César Luis Menotti, actual Director de Selecciones Nacionales y ex entrenador Campeón del Mundo de @Argentina. Hasta siempre, Flaco querido!”, reza una publicación de la AFA en redes sociales.

El capitán de la selección, Lionel Messi, describió a su coterráneo rosarino Menotti como «uno de los grandes referentes de nuestro fútbol.»

«Menotti fue el que me dijo que [Lionel] Scaloni tenía que ser el técnico de la Selección y tener contrato hasta el final del Mundial, sea cual sea el resultado», admitió el presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia, mientras que Scaloni recordó las «charlas entrañables» de Menotti, que le dejaron «una marca».

Nacido el 5 de noviembre de 1938, el Flaco jugó en Boca Juniors (campeón en 1965), Racing Club y Rosario Central, así como eel Santos brasileño (campeón paulista en 1968). Luego saltó a la fama por haber entrenado a Huracán en su primer título de la era profesional, en 1973, con un equipo en el que figuraban René Houseman, Miguel Brindisi, Omar Larrosa, Carlos Babington y Jorge Carrascosa. Excepto Larrosa, todos los demás jugaron para Argentina en Alemania Occidental 1974. Sin embargo, Larrosa y Houseman serían los únicos en la lista de 1978 porque Babington y Brindisi estaban jugando en Europa y Menotti insistió en convocar sólo a los de la liga local, con una excepción: Mario Alberto Kempes. Carrascosa todavía jugaba en Huracán en 1978, pero declinó la llamada de Menotti por discrepancias políticas con la Junta Militar que gobernaba Argentina en aquel entonces.

Tras la mala actuación de Argentina en Alemania Occidental 1974 y con el logro de Huracán, Menotti no tardó en ser contratado por la Asociación del Fútbol Argentino. Pero presentó su dimisión tras el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Sin embargo, el presidente de la AFA, Alfredo Cantilo, lo rechazó. «Era el tipo más leal de todos los dirigentes que conocí, y me defendió cuando firmé el petitorio (por los desaparecidos)», dijo Menotti en una entrevista.

Al armar el plantel de 1978, Menotti tomó una decisión clave al dejar afuera al entonces prometedor mediocampista Diego Armando Maradona, a quien luego dirigió en 1979 hasta lograr el título mundial juvenil en Japón.

Menotti también dirigió la infructuosa defensa del título de Argentina en España 1982 a pesar de la presencia conjunta de Kempes y Maradona, en un momento en que el país estaba inmerso en una guerra con el Reino Unido por las Malvinas/Falkland Islands.

Después entrenó al Barcelona y al Atlético de Madrid en España, a los argentinos Boca Juniors, River Plate e Independiente, y al uruguayo Peñarol.

Ávido lector de Jorge Luis Borges, a quien llegó a conocer, Menotti era considerado «un lírico» del fútbol. Houseman recordó en una ocasión que la clave del éxito de Menotti consistía en elegir jugadores con talento y decirles después que salieran al campo e «hicieran lo suyo». Menotti nunca ocultó su admiración por jugadores como Johan Cruyff, Alfredo Di Stéfano, Maradona y Messi.

«El fútbol es un hecho cultural que en Argentina se fabricó a través de las esquinas de los barrios, no es que vinieron grandes poderes económicos y dijeron: 'Vamos a crear clubes'. El club lo crea el barrio, el vecino y los sueños de las nuevas generaciones que los siguen defendiendo“, dijo Menotti en una de sus últimas entrevistas.

«Cuando veo estas luchas por privatizar, me molesto mucho. ¿Privatizar qué? Me duele mucho. Realmente siento un peligro por la profunda desculturización que está sufriendo Argentina”, añadió.

No es de extrañar que Milei -que intentó una carrera en el fútbol profesional como portero en sus años juveniles- esté en las antípodas. Está a punto de reunirse con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, para hablar precisamente de esas privatizaciones que tanto despreciaba Menotti.