MercoPress, in English

Sábado, 13 de julio de 2024 - 11:02 UTC

 

 

Asesinato de 3 Carabineros enluta a Chile

Lunes, 29 de abril de 2024 - 10:56 UTC
Boric decretó tres días de duelo nacional y prometió dar con los culpables Boric decretó tres días de duelo nacional y prometió dar con los culpables

Tres suboficiales de Carabineros fueron asesinados la madrugada del sábado en una emboscada en la localidad de Cañete, cerca de la ciudad de Concepción, en la región del Bío Bío, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago. El crimen, que aún se está investigando, conmocionó a todo Chile. El Presidente Gabriel Boric Font prometió que no quedaría impune y otras autoridades pidieron incluso el restablecimiento de la pena de muerte.

Las víctimas -el sargento primero Carlos Cisterna Navarro, el cabo primero Sergio Arévalo Lobos y el cabo Misael Vidal Cid- circulaban por la ruta P72 cuando fueron emboscados por un grupo armado, que les disparó y luego incendió el vehículo.

El problema de la inseguridad en el sur de Chile se agravó con este suceso en una zona ya azotada por la actividad rebelde mapuche. El mandatario decretó tres días de duelo nacional. “Esta madrugada recibimos la grave y dolorosa noticia de un atentado en la provincia de Arauco en el que murieron tres carabineros”, escribió Boric en X al convocar una reunión de emergencia con las ministras Carolina Tohá (Interior), Maya Fernández (Defensa) y otras autoridades para coordinar “acciones inmediatas para responder a este cobarde atentado”.

“Aseguro a los chilenos que no habrá impunidad y que daremos con el paradero de los autores de este terrible crimen”, escribió. “Sepan, Carabineros de Chile, que no están solos”, posteó también. “No descansaremos hasta encontrar a los responsables”, dijo asimismo antes de viajar a la región del Biobío junto a los jefes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada, además de un grupo de legisladores y el presidente de la Corte Suprema.

“Como Presidente de la República, no descarto ninguna de las herramientas legales que tenemos a nuestra disposición”, dijo Boric desde la zona del crimen. “La mejor arma que tenemos para combatir a estos criminales, a estos despiadados que han cometido este horrendo crimen, es la unidad, por eso el Estado está presente”, dijo también Boric. “Para enfrentar esta situación no tiene que haber ni izquierda, ni derecha, ni oficialismo, ni oposición, tiene que estar Chile”, insistió.

“Vamos a tomar las decisiones que correspondan, con la cabeza fría. Con la información que nos entreguen las policías en conjunto y trabajando coordinadamente todos los poderes del Estado”, agregó. “Hoy en Chile hay desgarro, hay dolor, hay rabia. Nosotros -como Gobierno- también la tenemos y sabemos que la institución de Carabineros y, particularmente, las familias de quienes han sido brutalmente asesinados, tienen un dolor inconmensurable”, reconoció.

Tohá y el director de Carabineros, General Ricardo Yáñez, también viajaron a la zona del crimen, desde donde se mostraron imágenes de la camioneta de Carabineros quemada. “La verdad es que no puedo estar más dolido, más triste. Con rabia. ¿Por qué nos matan? Por qué nos siguen persiguiendo?”, dijo Yáñez sobre el crimen cometido en el Día de Carabineros. “Esto no fue al azar”, recalcó. “Matar a un carabinero es matar el alma de Chile”, agregó.

“El Cuerpo de Bomberos recibió una denuncia de un vehículo incendiándose y, cuando llegaron al lugar, descubrieron que se trataba de una patrulla de Carabineros, en un vehículo que estaba abocado al control de medidas precautorias en la zona. Y, al interior del vehículo, descubrieron a los tres funcionarios fallecidos, en esta condición de quemados”, explicó Tohá.

Siguiendo instrucciones de Boric, Yáñez debía permanecer en la zona, junto a la ministra Fernández y el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, para coordinar la investigación.

En tanto, el gobernador del Bío Bío, Rodrigo Díaz, pidió la reinstauración de la pena de muerte e instó a la administración de Boric a enviar un proyecto de ley al Congreso en este sentido. “Espero que el Gobierno envíe un proyecto de ley al Parlamento y que sea acogido por los parlamentarios. Por ejemplo, reinstaurar la pena de muerte para quienes asesinen a carabineros. Estos carabineros o cualquier otro funcionario policial”, dijo en un comunicado. También sugirió “que la Defensoría Penal Pública nunca defienda a personas que asesinen a carabineros”.

Por su parte, el ex candidato presidencial y líder opositor de derechas José Antonio Kast pidió la destitución de Tohá y Monsalve: “El Presidente de la República, Gabriel Boric debe decretar estado de sitio hoy. Debe convocar hoy a las Fuerzas Armadas y de Orden y perseguir hasta el cansancio a estos asesinos, encerrarlos, condenarlos y aplicarles todo el rigor de la Ley, pero eso no basta. El Presidente debe hoy también destituir a su equipo de seguridad: Carolina Tohá, Manuel Monsalve, [y] el señor [Eduardo] Vergara”, enfatizó. “Presidente Boric, llegó la hora de despertar”, agregó.

La zona del crimen está bajo vigilancia militar debido a los repetidos ataques incendiarios perpetrados por grupos radicales mapuches que supuestamente luchan por sus tierras ancestrales, ahora en manos de empresas forestales extranjeras. La semana pasada, el líder mapuche Héctor Llaitul, de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), fue declarado culpable de “usurpación violenta de tierras”, robo y “atentado contra la autoridad” y podría enfrentarse a una pena de hasta 25 años de cárcel en una sentencia que se dará a conocer el 7 de mayo.

Boric decretó hace tiempo la militarización de la provincia de Arauco, junto con otras localidades de la vecina región de la Araucanía, en un intento por frenar la violencia mapuche.

Categorías: Política, Chile.