MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 21:25 UTC

 

 

Fuga de petróleo frente a Trinidad y Tobago provoca emergencia medioambiental

Lunes, 12 de febrero de 2024 - 10:02 UTC
La tripulación del buque no envió ninguna llamada de socorro y sigue en paradero desconocido. No se descarta una operación ilícita La tripulación del buque no envió ninguna llamada de socorro y sigue en paradero desconocido. No se descarta una operación ilícita

Una fuga de petróleo procedente de un barco sin bandera volcado frente a las costas de Trinidad y Tobago llamado Gulfstream ha llevado al Primer Ministro Keith Rowley a declarar este domingo una emergencia nacional porque la situación a lo largo de unos 15 km de costa en Tobago “no está bajo control”.

 La misteriosa embarcación volcó el miércoles frente a la costa del Parque Ecoindustrial de Cove, en el sur de Tobago, y las corrientes lo han arrastrado hacia la costa.

“La limpieza y la restauración sólo podrán comenzar en cuanto tengamos la situación bajo control, ahora mismo la situación no está bajo control”, declaró a la prensa el Jefe de Gobierno de esta nación rica en petróleo de 1,4 millones de habitantes. Las barreras de contención se han extendido unos 15 kilómetros para permitir que los barcos lleguen al puerto de Scarborough, la capital de Tobago.

Cientos de voluntarios trabajan desde el jueves para contener el avance de la espesa mancha, que, además de afectar al delicado ecosistema marino, está causando pérdidas al turismo. La agencia de gestión medioambiental identificó daños en el arrecife y las playas de la costa atlántica, en vísperas de las vacaciones de Carnaval, cruciales para esta isla gemela de Trinidad, que vive del turismo.

Muchos centros turísticos y hoteles de Tobago, como el estatal Magdalena Grand, se vieron afectados. Debido a la mancha de petróleo, las autoridades han pedido a los turistas que no se bañen en las zonas contaminadas. La fuga ha dañado un arrecife y las playas del Atlántico, y se ha aconsejado a los residentes del pueblo de Lambeau que lleven mascarillas o se muden temporalmente a otras localidades. En este escenario, un crucero con 3.000 personas atracó en Tobago el domingo.

Según se informó, la tripulación del Gulfstream no hizo ninguna llamada de emergencia y sigue en paradero desconocido. ”Todavía no hemos podido identificar el buque por su nombre, puede haber algunos rasgos identificativos (...) incluso con el uso de vehículos operados por control remoto no hemos tenido éxito en la identificación de un número de registro”, dijo el secretario jefe de la Asamblea de Tobago (THA) Farley Augustine en la conferencia de prensa conjunta con el primer ministro. Augustine señaló asimismo que los buzos no pudieron taponar la fuga del buque de 100 metros. La empresa estatal Heritage Petroleum también ha proporcionado ayuda y voluntarios para la limpieza de la playa, añadió Augustine.

“Ese barco no sabemos a quién pertenece. No tenemos ni idea de dónde procede y tampoco sabemos todo lo que hay en él”, dijo Rowley, que no descartó que el buque haya sido utilizado en operaciones “ilícitas”. “No estamos seguros de si se trata de un carguero, un petrolero o una barcaza porque sólo se ve la quilla del barco y sus rasgos físicos identificativos están en el agua, donde no podemos penetrar por el momento”, añadió el primer ministro. Los buzos vieron el nombre “Gulfstream” en el costado de la embarcación y han identificado un tramo de cable, lo que posiblemente indica que estaba siendo remolcado, dijo Rowley.

La Agencia de Gestión de Emergencias de Tobago (TEMA) informó que no había señales de vida en el Gulfstream, cuya carga se creía inicialmente que consistía en arena y madera.