MercoPress, in English

Martes, 27 de febrero de 2024 - 02:33 UTC

 

 

Principales candidatos de la oposición en contra de que Argentina se una al BRICS

Domingo, 27 de agosto de 2023 - 09:10 UTC
Pese a su oposición a los BRICS, Milei insistió en que “queremos que el sector privado pueda comerciar con quien quiera”. Pese a su oposición a los BRICS, Milei insistió en que “queremos que el sector privado pueda comerciar con quien quiera”.

El diputado libertario y candidato presidencial Javier Milei rechazó este jueves el ingreso de Argentina a los BRICS por considerar que “no promoveré un acuerdo con comunistas”.

 
Milei también insistió en que sus socios geopolíticos en caso de llegar a la presidencia serían “Estados Unidos e Israel”. Pero “esto no significa que el sector privado no pueda comerciar con quien quiera”, añadió.

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, anunció a primera hora del jueves desde Johannesburgo que Argentina, Arabia Saudí, Egipto, Etiopía, Irán y Emiratos Árabes Unidos habían sido aceptados a partir del próximo 1 de enero en el grupo de economías emergentes, que incluye a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Las declaraciones de Milei se produjeron después de que la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich, otra de las principales aspirantes en las elecciones del 22 de octubre, expresara su desaprobación por algo anunciado por el presidente Alberto Fernández como una victoria diplomática.

“[El presidente Fernández] se encuentra en una situación de enorme debilidad, incapaz de ejercer su cargo como presidente y comprometiendo a Argentina. Bajo nuestro gobierno, el país no estará en los BRICS”, dijo la candidata de Juntos por el Cambio (JxC), dejando al ministro de Economía, Sergio Massa, del frente oficialista Unión por la Patria (UP), como el único potencial jefe de Estado que mantendría al país dentro de la alianza global. Bullrich defendió, empero, la pertenencia al Mercosur y pidió que se implementen otros acuerdos de libre comercio.

“A diferencia de las mentiras que intentan instalar Juntos por el Cambio y los medios afines que responden a sus cajeros, nosotros queremos que el sector privado pueda comerciar con quien quiera”, enfatizó Milei en un discurso ante el Consejo de las Américas durante el cual volvió desplegó su habitual verborragia contra la “casta política” detrás de la “decadencia argentina”.

“Somos el único proyecto serio para hacer un cambio de 180º para poner de pie a la Argentina”, agregó Milei.

“La casta no son sólo los políticos ladrones, sino también los empresarios a los que les gusta hacer negocios con el Estado para tener las vacas atadas; los sindicalistas que entregan a sus trabajadores en lugar de representarlos y los micros 'envueltos'”, prosiguió.

“Con este modelo de casta de buenas o malas maneras, vamos a ser la mayor villa miseria del mundo”, insistió.

Ante empresarios en un encuentro del Consejo de las Américas junto a la Cámara Argentina de Comercio, Bullrich se comprometió a “generar un orden estructural que cambie definitivamente la Argentina del desorden, la anomia y el caos.” También anunció una meta de déficit cero para el presupuesto de 2024 si es elegida, además de avanzar en cambios en la carta orgánica del Banco Central (BCRA) para garantizar su autonomía en materia de emisión monetaria y restricciones cambiarias.

En la misma convención, Massa coincidió en que “hay que simplificar el tipo de cambio” pero advirtió contra la dolarización de la economía argentina.

“Está bueno decir frases lindas, pero después hay que sentarse a gestionar”, dijo sobre sus adversarios electorales. “No les pido que tomen partido por una fuerza política, tomen partido por sus empresas”, dijo Massa a los empresarios asistentes. “¿De dónde van a salir los dólares de la dolarización?”, se preguntó.

Para Massa, Argentina “no es un país desarrollado que pueda aceptar que todas las reglas del mercado se desarrollen libremente” y se mostró partidario de elegir en octubre “un proyecto de desarrollo industrial”.

También admitió que en su trato con el Fondo Monetario Internacional (FMI) negocia “desde el punto de vista de un país con una crisis estructural, como es la crisis de sobreendeudamiento de la Argentina, agravada por una grave crisis económica, como es el impacto de la sequía en términos de volumen de exportaciones y en la balanza comercial argentina, que nos obliga a estar muy atentos a la evolución del régimen de acumulación o pérdida de reservas” y señaló que “el capítulo del Fondo de ayer se cerró hasta noviembre”.