MercoPress, in English

Lunes, 17 de junio de 2024 - 06:40 UTC

 

 

Hallan muerto en su celda al espía más dañino del FBI

Martes, 6 de junio de 2023 - 10:48 UTC
Hanssen fue detenido en febrero de 2001 cerca de su casa de Virginia Hanssen fue detenido en febrero de 2001 cerca de su casa de Virginia

El ex agente del FBI Robert Hanssen, condenado a cadena perpetua por espiar para la Unión Soviética y posteriormente para Rusia, fue hallado muerto en su celda el lunes, informó la Oficina Federal de Prisiones.

“Aproximadamente a las 6:55 a.m., el recluso Robert Hanssen fue encontrado sin respuesta en la Penitenciaría de Estados Unidos Florence ADMAX en Florence, Colorado”, dijo un comunicado de la Oficina Federal de Prisiones.

“El personal de respuesta inició inmediatamente las medidas de salvamento. El personal solicitó servicios médicos de emergencia y los esfuerzos para salvar la vida continuaron”, dijo la portavoz de la Oficina de Prisiones, Kristie Beshears, en un comunicado. “El Sr. Hanssen fue posteriormente declarado fallecido por el personal de EMS”.

Hanssen, de 79 años, fue condenado en 2002 a cadena perpetua tras declararse culpable de espiar para la Unión Soviética y posteriormente para Rusia durante más de 20 años.

Hanssen se incorporó a la Oficina Federal de Investigación (FBI) en 1976 y empezó a vender información clasificada a la Unión Soviética en 1985.

En el momento de su detención, en 2001, había sido compensado con más de 1,4 millones de dólares en efectivo, fondos bancarios y diamantes, a cambio de comprometer numerosas fuentes humanas, técnicas de inteligencia y documentos clasificados.

Los investigadores del FBI trabajaron durante años para tratar de identificar al espía entre sus filas. En las semanas previas a su detención, en febrero de 2001, unos 300 miembros del personal participaron en la investigación y vigilaron a Hanssen, quien fue detenido tras ser sorprendido realizando un intercambio de material clasificado en un parque de los suburbios de Virginia.

El ex agente cumplía cadena perpetua desde el 17 de julio de 2002 en un centro de máxima seguridad de Colorado conocido como “Alcatraz de las Rocallosas”, una prisión de máxima seguridad famosa por mantener a los reclusos en régimen de aislamiento durante 23 horas al día, tras declararse culpable de 15 cargos de espionaje y conspiración para evitar la pena de muerte.

Antes de su detención, Hanssen era especialista en contrainteligencia de la División de Seguridad Nacional del FBI, lo que le daba acceso a información de la Agencia de Seguridad Nacional y del Departamento de Estado.

Fue detenido en febrero de 2001 cerca de su casa de Virginia mientras realizaba una “entrega muerta” para sus contactos rusos. Los agentes del FBI encontraron el paquete que contenía información altamente clasificada y otro paquete con 50.000 dólares en efectivo.

En más de 20 años, Hanssen nunca visitó Rusia ni se reunió directamente con sus manipuladores. La KGB y su agencia sucesora, el SVR, sólo le conocían por el alias de “Ramón García”. Se comunicaban a través de anuncios de “se vende coche” en un periódico local.

El FBI calificó a Hanssen como “el espía más dañino de la historia del Buró”, mientras que sus actividades han sido descritas como “posiblemente el peor desastre de inteligencia de la historia de Estados Unidos”.

Las revelaciones de Hanssen, junto con las de los agentes dobles de la CIA Edward Lee Howard y Aldrich Ames, “fueron responsables de la aniquilación literal de las redes de inteligencia humana de la CIA que operaban en la URSS a mediados de la década de 1980”, según el ex inspector de armamento estadounidense Scott Ritter.

Mientras tanto, Hanssen llevaba una vida tranquila en los suburbios con su esposa Bonnie y sus seis hijos. Bonnie contaría más tarde a los periodistas que se enfrentó a su marido por el espionaje en 1979, pero que él fue capaz de convencerla de que estaba “engañando” a los soviéticos dándoles información falsa.

En una entrevista de marzo de 2020, el jefe del SVR, Sergey Naryshkin, dijo que Ames y Hanssen habían “hecho una contribución simplemente excepcional a la seguridad de la Unión Soviética.”