MercoPress, in English

Martes, 3 de octubre de 2023 - 14:45 UTC

 

 

Lula refuta comentarios de Boric y Lacalle

Miércoles, 31 de mayo de 2023 - 11:20 UTC
“Nadie necesita ponerse de acuerdo con nadie. Así es como lo hacemos”, dijo Lula en respuesta a las críticas de Lacalle y Boric “Nadie necesita ponerse de acuerdo con nadie. Así es como lo hacemos”, dijo Lula en respuesta a las críticas de Lacalle y Boric

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó el martes que la reunión de 11 mandatarios sudamericanos en el Palacio de Itamaraty no era un grupo de amigos, sino de presidentes en busca de coordinación regional, informó la Agencia Brasil.

Las palabras de Lula se produjeron en respuesta a las declaraciones del chileno Gabriel Boric Font y del uruguayo Luis Lacalle Pou sobre el hecho de que el mandatario brasileño haya endulzado las violaciones de los derechos humanos y el debilitamiento de la democracia en Venezuela.

“El hecho de que haya dos presidentes que no estuvieron de acuerdo, no sé en qué periódico lo leyeron. Yo dije que aquí no se convocó una reunión de amigos de Lula. Se convocó una reunión de presidentes para construir un cuerpo de países”, dijo Lula.

Durante la reunión bilateral de este lunes entre Lula y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el mandatario brasileño sostuvo que el país caribeño debe divulgar su “narrativa” sobre la situación política y económica para contrarrestar las narrativas negativas que hacen los opositores en el escenario internacional.

“Me sorprendió cuando se dijo que lo que pasa en Venezuela es una narrativa. Ustedes ya saben lo que pensamos de Venezuela y del gobierno venezolano”, dijo el presidente uruguayo Lacalle Pou durante un discurso en la cumbre. En la misma línea, el mandatario chileno, Gabriel Boric, dijo: “Respetuosamente expreso que tengo una discrepancia con lo que dijo el presidente Lula, en el sentido de que la situación de los derechos humanos en Venezuela era una construcción narrativa, no es una construcción narrativa, es una realidad, es grave y tuve la oportunidad de ver, vi el horror de los venezolanos. Ese tema requiere una posición firme”.

Consultado por las discrepancias durante una rueda de prensa posterior a la cumbre, Lula destacó la pluralidad del encuentro. “El hecho de que el ciudadano tenga derecho a hablar mal y a discrepar, eso es todo lo que me interesa”, respondió.

“Maduro es parte de este continente nuestro. Hubo mucho respeto por la participación de Maduro. Nadie tiene que estar de acuerdo con nadie. Así es como lo hacemos”, añadió Lula.

También habló en defensa del respeto a la soberanía de los países y criticó lo que calificó como diferentes pesos dados a regímenes considerados autoritarios. “Siempre defendí la idea de que cada país es soberano para decidir [su] modelo político, las cosas internas. La misma exigencia que el mundo hace a Venezuela, no la hace a Arabia Saudí. Es muy extraño. Quiero que se respete a Venezuela. Quiero eso para Brasil y para todo el mundo”, prosiguió Lula.

Antes, en su discurso, Lula defendió la reanudación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). Creado en 2008, durante el segundo mandato de Lula, y en medio del auge de los gobiernos de centro-izquierda, el grupo llegó a reunir a todos los países de la región, pero se desintegró con el tiempo, tras los cambios de gobierno en varios países, y ahora reúne sólo a siete: Venezuela, Bolivia, Guyana, Surinam y Perú, más Argentina y Brasil, que se reincorporaron recientemente.

La reanudación de Unasur, sin embargo, no cuenta con el consenso de los líderes de la región. “Tenemos que detener esta tendencia: la creación de organizaciones. Basémonos en los hechos”, dijo el uruguayo Lacalle Pou en un discurso en la cumbre. “Cuando nos tocó asumir el gobierno, nos retiramos de Unasur. Luego nos invitaron a Prosur [bloque creado en 2019 como contrapunto a Unasur], y dijimos que no. Porque, si no, terminamos siendo clubes ideológicos que sólo tienen vida y continuidad mientras marchemos con nuestras ideologías”, agregó.

Al final de la reunión del martes, los 11 presidentes presentes, más el representante del gobierno peruano, divulgaron una carta en la que reafirman valores comunes y acuerdan profundizar las discusiones sobre la creación o el restablecimiento de un mecanismo de cooperación que involucre a todos los países de la región. Según Lula, el grupo de cancilleres deberá presentar una propuesta en unos cuatro meses.

“La reunión de hoy es un ejemplo de que, o decidimos unirnos para luchar en defensa de nuestros intereses, o seguimos siendo marionetas en manos de las grandes economías”, enfatizó Lula, al defender nuevamente la reanudación de un grupo de países de la región.

(Fuente: Agencia Brasil)