MercoPress, in English

Miércoles, 29 de mayo de 2024 - 21:58 UTC

 

 

Lula jura por tercera vez como Presidente de Brasil

Lunes, 2 de enero de 2023 - 10:55 UTC
“Gobernaré para 215 millones de brasileños y no sólo para los que votaron por mí”, dijo Lula “Gobernaré para 215 millones de brasileños y no sólo para los que votaron por mí”, dijo Lula

El fundador y líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula da Silva, juró este domingo por tercera vez como presidente de Brasil durante una ceremonia celebrada en el edificio del Congreso de Brasilia a la que no asistió el jefe de Estado saliente, Jair Bolsonaro.

Lula, de 77 años, llegó en un coche descapotable junto a su esposa Janja y su compañero de fórmula Geraldo Alckmin y su esposa, Lu Alckmin, 20 minutos antes de lo previsto y fue recibido con honores militares por los titulares de la Cámara Baja (Arthur Lira) y del Senado (Rodrigo Pacheco).

”Retomaremos la integración comenzando por el Mercosur, con la revitalización de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y otras instancias soberanas”, dijo Lula tras el acostumbrado juramento de rigor.

También se comprometió a fortalecer la cooperación con el BRICS, el foro que el país sudamericano comparte con Rusia, India, China y Sudáfrica, además de tender puentes con África y el mundo en desarrollo, sin descuidar sus relaciones con Estados Unidos o la Unión Europea (UE).

“Gobernaré para 215 millones de brasileños y no sólo para los que votaron por mí”, dijo también Lula mientras 300.000 seguidores salían a las calles de Brasilia para celebrarlo. El nuevo gobierno de Lula cuenta con 37 ministerios, 11 de ellos dirigidos por mujeres. El Partido de los Trabajadores (PT) se quedó con 10 de las 37 carteras, mientras que el MDB, Unione Brasil, el Partido Socialista Brasileño del Vicepresidente Geraldo Alckmin (que también es Ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior) y el Partido Socialdemócrata (PSD) obtuvieron tres cada uno. El Partido Democrático Laborista, el PSOL y Rede tienen uno cada uno, mientras que los 11 cargos restantes están encabezados por funcionarios sin afiliación partidista.

Lula insistió en que “el principal compromiso que asumimos en 2003 fue luchar contra la desigualdad y la pobreza extrema y garantizar a todas las personas de este país el derecho a desayunar, almorzar y cenar todos los días, y cumplimos ese compromiso”. Tuvo dos mandatos presidenciales consecutivos entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2010.

El líder izquierdista también lamentó que 20 años después Brasil volviera “a un pasado que creíamos enterrado”, donde “la desigualdad y la pobreza extrema están aumentando de nuevo y el hambre ha vuelto”.

“El hambre es hija de la desigualdad, que es la madre de los grandes males que retrasan el desarrollo de Brasil. La desigualdad disminuye nuestro país de dimensiones continentales, al dividirlo en partes que no pueden reconocerse”, añadió.

A la ceremonia del domingo también asistió la expresidenta Dilma Rousseff, también del Partido de los Trabajadores (PT), destituida en 2016.

El presidente recordó la pandemia del Covid-19 y subrayó que “en ningún otro país el número de víctimas mortales fue tan alto en proporción a la población”, por lo que “las responsabilidades por este genocidio deben ser investigadas y no deben quedar impunes”.

Al asumir el cargo, Lula anunció que adoptaría las primeras medidas “para que el Gobierno vuelva a funcionar de forma racional, republicana y democrática”.

“El diagnóstico que recibimos del Gabinete de Transición es terrible. Han vaciado los recursos de salud. Han desmantelado la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología. Destruyeron la protección del medio ambiente. No dejaron recursos para alimentación escolar, vacunación, seguridad pública”, dijo Lula sobre el gobierno de Bolsonaro.

Lula también prometió rescatar a “33 millones de personas del hambre y rescatar de la pobreza a más de 100 millones de brasileños que han soportado la carga más pesada del proyecto de destrucción nacional que hoy termina”.

También planteó como objetivo primordial alcanzar la deforestación cero en la Amazonia y la emisión cero de gases de efecto invernadero en la red eléctrica, además de estimular la reutilización de pastos degradados. “Brasil no necesita deforestar para mantener y ampliar su frontera agrícola estratégica”, afirmó.

Categorías: Política, Brasil.