MercoPress, in English

Lunes, 26 de setiembre de 2022 - 12:36 UTC

 

 

La reina Isabel II al fin descansa: terminó una era

Martes, 20 de setiembre de 2022 - 10:55 UTC
“En memoria cariñosa y devota”, decía la nota manuscrita del rey Carlos “En memoria cariñosa y devota”, decía la nota manuscrita del rey Carlos

Los dolientes británicos vieron el lunes cómo el féretro de la Reina Isabel II desfilaba por Londres por última vez antes de ser bajado al panteón real en el Castillo de Windsor.

Millones de personas siguieron por televisión la ceremonia que marcaba el final de un reinado de 70 años que también representaba una era, que ha dado paso a una nueva fase de la civilización occidental.

El funeral de este lunes tuvo lugar después de que la Reina permaneciera durante cuatro días en el interior de Westminster Hall y de que cientos de miles de personas hicieran cola para rendir homenaje y pasar junto a su féretro.

El servicio comenzó con una procesión hasta la Abadía de Westminster y el funeral de Estado duró aproximadamente una hora. Tras su conclusión, el féretro de la reina inició una larga procesión por Londres y fue recibido por miles de dolientes a lo largo de la ruta para llegar al castillo de Windsor por la tarde.

El rey Carlos III había colocado una tarjeta manuscrita sobre el féretro de la reina en la que se leía: “En memoria cariñosa y devota”

Se calcula que unos 500 líderes mundiales y dignatarios asistieron al funeral. En total, unas 2.000 personas asistieron al interior de la Abadía de Westminster y millones de personas de todo el mundo siguieron el servicio en directo por televisión y por Internet.

Se dispararon salvas de cañón y el Big Ben tocó las campanas una vez por minuto mientras el féretro de la Reina desfilaba por Londres seguido por el Rey Carlos III y otros miembros de la familia real.

Después de que la procesión llegara al Castillo de Windsor, un servicio de entierro más pequeño en la Capilla de San Jorge honró a la reina y se celebraron varias ceremonias.

Durante la mayor parte de su reinado, la Reina se despertó con el sonido de las gaitas bajo las ventanas de todas sus residencias durante 15 minutos cada mañana. Este lunes, en cambio, la música anunció el final de su funeral, cuando su féretro fue bajado a la tumba real bajo la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor mientras sonaba “A Salute to the Royal Fendersmith”. Fue un momento simbólico, que a muchos les recordó el funeral del Príncipe Felipe del año pasado. Los dolientes también cantaron “Dios salve al Rey”.

La Reina fue enterrada durante un servicio familiar privado junto a su difunto marido, el Príncipe Felipe, en la capilla conmemorativa del Rey Jorge VI, dentro de San Jorge.

Como reina de Gran Bretaña, Isabel II, que falleció el 8 de septiembre a los 96 años, también ejerció como jefa de la Commonwealth, que incluye 54 naciones, 14 de las cuales cuentan con la monarca como jefe de Estado.

Categorías: Política, Internacional.