MercoPress, in English

Viernes, 27 de enero de 2023 - 14:48 UTC

 

 

Identifican barco hundido frente a la Patagonia argentina

Martes, 30 de agosto de 2022 - 10:35 UTC
El Dolphin fue construido en 1850 El Dolphin fue construido en 1850

Un grupo de científicos ha anunciado haber identificado los restos de un barco hundido que se encontraron cerca de la ciudad argentina de Puerto Madryn. Se trataría de un ballenero de construcción estadounidense llamado Dolphin de mediados del siglo XIX.

Los informes se basan en el tipo de madera con el que fue construido, según afirma un grupo internacional de investigadores en un artículo publicado en la revista Dendrochronologia.

El Dolphin se habría hundido hace más de 150 años, según la información facilitada por la Universidad de Columbia. “Es muy probable que se trate de este barco”, afirman los investigadores.

Según fuentes históricas, el Dolphin medía 33 metros de longitud y pesaba 325 toneladas. Fue construido con la misma madera identificada por los expertos entre agosto y octubre de 1850 y fue botado el 16 de noviembre de ese año.

En las costas de Puerto Madryn y con la marea baja, los especialistas analizaron las costillas y parte del casco del buque. Sin embargo, a pesar de las especulaciones sobre su origen, no se había podido identificar de qué buque se trataba hasta que los científicos realizaron pruebas dendrocronológicas para determinar la especie, el origen y la edad de los árboles utilizados en la construcción.

Los resultados obtenidos se compararon con el Atlas de las sequías de América del Norte, que cuenta con muestras de unas 30.000 especies de árboles, que abarcan un periodo de más de 2.000 años. El análisis permitió a los especialistas determinar que el armazón del ballenero era de roble blanco, mientras que el casco y los clavos de madera eran de pino amarillo y algarrobo, respectivamente, especies nativas del este de Estados Unidos. Los resultados también mostraron que algunos de los árboles empezaron a crecer en 1679, y que los robles fueron cortados en 1849, un año antes de que comenzara la construcción.

Más allá de que los datos obtenidos durante la investigación coinciden con las fuentes históricas, los especialistas no pueden afirmar categóricamente que se trate del ballenero Dolphin, porque no cuentan con ningún otro elemento que lo confirme, como la campana del barco o alguna marca del fabricante.

Ignacio Mundo, coautor del informe, explicó que “no puedo afirmarlo con un 100% de certeza, pero el análisis de los anillos de los árboles indica que es muy probable que se trate de ese barco.”