MercoPress, in English

Lunes, 26 de setiembre de 2022 - 11:48 UTC

 

 

Cuba se abrirá a inversiones extranjeras en comercio interior

Miércoles, 17 de agosto de 2022 - 10:08 UTC
Los planes incluyen transacciones en moneda libremente convertible, explicaron González Fraga y Díaz Velázquez Los planes incluyen transacciones en moneda libremente convertible, explicaron González Fraga y Díaz Velázquez

Las autoridades cubanas han anunciado que se abrirán a la propiedad privada de los negocios en la isla caribeña, en una medida para capitalizar los recursos que no se habían explotado del todo y ayudar al país a superar la recesión.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez, destacó que Cuba cuenta con las condiciones para permitir la participación de inversiones extranjeras en el comercio mayorista y minorista, con el fin de garantizar un suministro estable en condiciones de escasez y alta demanda.

La viceministra primera de Comercio Exterior, Ana Teresita González Fraga, dijo este lunes en una entrevista televisiva que los beneficios de la inversión extranjera para el desarrollo del comercio nacional no han sido aprovechados en su totalidad y que las empresas que promueven el comercio mayorista se beneficiarían de las inversiones extranjeras, que hasta ahora podían centrarse exclusivamente en la producción de bienes y servicios.

Agregó que se incentivará a estas empresas extranjeras para que vendan materias primas, insumos, equipos y otros bienes que promuevan la producción nacional y bienes terminados, como alimentos, limpieza y sistemas de instalación eléctrica con fuentes de energía renovable.

Otra medida será incentivar a las entidades extranjeras a financiar a los productores nacionales que puedan convertirse en proveedores, mediante la venta minorista de su propia producción. Se aplicará un esquema financiero diferenciado al comercio con inversión extranjera para garantizar la estabilidad de la cadena de suministro, que incluye la autorización para realizar ventas en moneda libremente convertible.

Díaz Velázquez también destacó la importancia de estas decisiobes y agregó que la inversión extranjera debe ser acogida con responsabilidad para que el peso de estas medidas en la mejora de la vida de la población tenga efecto inmediato.

Otras medidas de las que informó la funcionaria fueron las de seguir fomentando la creación de MIPYMES estatales de exportación e importación.

González Fraga también explicó que en el escenario actual se conjugaron factores, “en gran parte determinados por las restricciones de divisas en las entidades estatales que realizan operaciones comerciales”, lo que provocó “la escasez en el mercado interno de bienes altamente demandados por la población”. El creciente descontento por las largas colas para adquirir productos básicos, la escasez de combustible y los continuos apagones han impulsado a los funcionarios del Partido Comunista a acelerar los planes de reforma de la economía estatal de estilo soviético.

Las medidas propuestas por el gobierno “son decisiones que modifican sustancialmente el papel que se ha otorgado a la inversión extranjera en el comercio interno”, prosiguió.

“La liquidez que se obtenga en el país por concepto de impuestos y otros ingresos asociados a estos negocios se utilizará para promover la producción nacional, para apoyar las importaciones de productos económicos y para comercializarlos a la población en pesos cubanos”, dijo González Fraga.

Además, se facilitarán las modalidades de inversión extranjera establecidas en el país para la provisión de bienes y servicios que tengan las condiciones para ello y puedan vender en el segmento del comercio mayorista, “incluyendo formas de gestión no estatales, organizaciones no gubernamentales, embajadas, representaciones empresariales que estén en Cuba”, entre otras. “Para todo esto, debemos contar con los canales bancarios donde se puedan realizar los pagos asociados a estas operaciones”, continuó González Fraga.

También admitió que ya se han adoptado una serie de medidas en este sentido, pero “han sido insuficientes” y señaló que Cuba permitiría “selectivamente” la entrada de algunos inversores extranjeros en el mercado minorista, siempre que la inversión contribuyera a los objetivos socialistas del país y a la reducción de los precios.

Díaz Velázquez dijo asimismo que el Estado mantendría su dominio en el comercio minorista, pero permitiría algunas empresas conjuntas público-privadas. “Priorizaremos este tipo de iniciativas con los inversores extranjeros que ya están en Cuba y los países aliados”.

Las medidas llegan en un momento en que Cuba lucha por redefinir su economía estatal, en gran medida cerrada, tras dos años de problemas derivados de la pandemia y de las sanciones de Estados Unidos.