MercoPress, in English

Lunes, 26 de setiembre de 2022 - 11:40 UTC

 

 

Un julio agitado dispara la inflación en Argentina

Viernes, 12 de agosto de 2022 - 10:55 UTC
Batakis no consiguió aportar confianza a los mercados Batakis no consiguió aportar confianza a los mercados

Después de tener casi tres ministros de economía en un mes, no fue una sorpresa ver el jueves que la inflación de julio fuera la más alta desde 2002 cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) publicó su último informe.

La inflación de julio alcanzó el 7,4%, el nivel más alto desde el estallido de la convertibilidad un peso / un dólar de la década de 1990.

En los primeros siete meses de 2022, los precios acumularon un aumento del 46,2%, y en términos interanuales alcanzó el 71%, algo inédito desde que los últimos coletazos de la hiperinflación acabaron con el gobierno de Raúl Alfonsín en 1989. Para diciembre, se espera que la inflación anual se sitúe en torno o por encima del 90%

“Por supuesto, veo lo que está pasando con los precios. Por eso dejamos abiertos todos los procesos de negociación para que los salarios le ganen a la inflación y anunciamos el aumento a los jubilados y un bono especial. Mientras tanto, el Estado está haciendo los esfuerzos necesarios para resolver el problema”, dijo el presidente Alberto Fernández.

Tras la dimisión del ministro de Economía, Martín Guzmán, el 2 de julio, y un supuesto cortocircuito entre Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, llegó Silvina Batakis, que no consiguió inspirar la confianza que necesitaban los mercados.

Un desfase cambiario en medio de las restricciones a las importaciones y la crisis política provocó la ruptura de las cadenas de suministro durante varios días, y varios artículos terminaron “sin precio”, es decir, los comerciantes no estaban dispuestos a vender por temor a que lo que recibieran en pesos fuera menor que el valor del artículo en dólares estadounidenses. De ahí que algunos comerciantes y empresas ajustaran sus precios de venta aplicando el factor “por si acaso”. Fue “el costo de una devaluación, sin haber devaluado”.

El jueves 28 de julio, el Gobierno anunció la fusión de varios despachos bajo el superministro Sergio Massa, cuyo nombre calmó los mercados, aunque no asumió efectivamente el cargo hasta una semana después, tras renunciar a su escaño en la Cámara Baja. Por ello, sería inexacto decir que hubo 3 ministros en julio, aunque su nombre fue suficiente para apaciguar a los especuladores.

El dólar no oficial pasó de 235 pesos a principios de julio a 328 pesos el 22 de julio (un aumento del 40%), pero terminó el mes en 286 pesos.

El equipamiento y mantenimiento del hogar, donde pesan las importaciones de productos terminados e insumos, tuvo un incremento mensual de 10,3%, mientras que el aumento en indumentaria fue de 8,5%, con un incremento interanual de 96,7%. En alimentos y bebidas, el aumento mensual fue del 6%, por debajo del 6,7% de junio.

Categorías: Economía, Argentina.
Tags: inflación.