MercoPress, in English

Lunes, 3 de octubre de 2022 - 05:10 UTC

 

 

Incendio de un depósito de combustible en Cuba llega a su cuarto día

Martes, 9 de agosto de 2022 - 09:24 UTC
Venezuela y México ya han enviado ayuda, mientras que Jamaica y China podrían hacer lo mismo en breve, dada la magnitud del siniestro Venezuela y México ya han enviado ayuda, mientras que Jamaica y China podrían hacer lo mismo en breve, dada la magnitud del siniestro

Un depósito de combustible lleva ardiendo desde el viernes en Matanzas, en el oeste de Cuba, en lo que ya se ha descrito como el mayor desastre industrial de la historia del país.

 Después de que un segundo depósito de petróleo se derrumbara a última hora del domingo, aumentaron los temores de que el incendio siguiera extendiéndose en un país que depende en gran medida del combustible para la producción de electricidad.

El incendio a gran escala comenzó el viernes cuando un rayo cayó sobre un tanque, que formaba parte de una planta de almacenamiento de combustible de 8 contenedores.

Una persona ha muerto y otras 16 se han dado por desaparecidas hasta ahora como consecuencia de las llamas.

“El tanque número 2 acaba de colapsar, aún no está claro si la explosión ha volado la tapa del tanque 3”, informó en su página de Facebook el gobierno provincial del Poder Popular de Matanzas, una ciudad a 105 kilómetros de La Habana.

El primer tanque contenía 26.000 metros cúbicos de crudo, cerca del 50% de su capacidad máxima.
Durante la madrugada del sábado este gran cilindro con tapa cóncava colapsó y el fuego se extendió a un segundo tanque que contenía 52.000 metros cúbicos de fuel. Este último se derrumbó en la medianoche del domingo.

Fuentes de la Presidencia cubana también confirmaron “un derrame de petróleo del segundo tanque” y aseguraron que el tercer tanque no se derrumbó, a pesar de los crecientes temores.

Ante este riesgo, “las fuerzas que trabajaban en el lugar habían sido evacuadas” en la noche del domingo, informó AFP. Se aconsejó a los habitantes de las zonas adyacentes que llevaran mascarillas.

Según el último parte médico, 24 personas permanecían hospitalizadas, cinco de ellas en estado crítico, además de los 16 desaparecidos, que son “bomberos que se encontraban en la zona más cercana” al incendio.

El bombero Juan Carlos Santana, de 60 años, fue enterrado el domingo con honores en su pueblo natal de Rodas, en la vecina provincia de Cienfuegos.

Los familiares de los desaparecidos se reunieron con el presidente Miguel Díaz-Canel en un hotel céntrico de Matanzas, donde son atendidos por médicos y psicólogos.

“Este sería el evento más devastador asociado a una descarga eléctrica en Cuba”, estimó Luis Enrique Ramos Guadalupe, historiador de la meteorología en Cuba, en declaraciones al diario oficial Granma. “No hay referencias en los archivos de un evento similar que haya generado un incidente de tal magnitud”, dijo.

Según Prensa Latina, unas 4.000 personas ya han sido evacuadas de las zonas adyacentes mientras los helicópteros lanzaban agua de mar sobre las llamas.

Especialistas de México y Venezuela también fueron convocados para asistir a las autoridades cubanas y se informó que Jamaica también enviaría un equipo de expertos. China también se ha ofrecido a ayudar, según informes de La Habana.

El incendio va más allá de las víctimas que puede causar con las explosiones. La emisión a la atmósfera de la densa columna de humo negro “aumentará las lluvias ácidas en Matanzas, donde se produce, y en otras provincias, incluida La Habana”, advirtió el Gobierno.