MercoPress, in English

Viernes, 12 de agosto de 2022 - 02:52 UTC

 

 

Bajante amenaza nuevamente al comercio exterior paraguayo

Lunes, 25 de julio de 2022 - 10:17 UTC
“Si estas lluvias no aparecen como en 2020 y parte de 2021, vamos a tener nuevamente una baja extrema”, advirtió Ehrecke. “Si estas lluvias no aparecen como en 2020 y parte de 2021, vamos a tener nuevamente una baja extrema”, advirtió Ehrecke.

Los exportadores paraguayos lamentaron este fin de semana su latente preocupación por el bajo nivel de los ríos Paraguay y Paraná, que podría afectar la temporada de granos en enero y febrero si no se registra una mejora, se informó en Asunción.

Además de las ventas al exterior, las embarcaciones que transportan productos importados, como electrónicos, electrodomésticos e insumos industriales están llevando cargas 20% por debajo de su capacidad, debido al bajo nivel del río, según Guillermo Ehrecke, del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay (Cafym).

“Si estas lluvias no se presentan como en el 2020 y parte del 2021, vamos a tener nuevamente una baja extrema”, advirtió Ehrecke.

Como la producción de soja para la campaña 2021-2022 se desplomó casi un 70%, no hay presión de transporte fluvial, pero si los efectos se mantienen, podrían dificultar la cosecha de recuperación del sector. “Lo que nos preocupa es la tendencia, porque no terminamos de recuperarnos y comienza nuevamente una tendencia a la baja y hay que ver cómo sigue esto cuando llegue el momento de la nueva cosecha en enero, febrero”, señaló Hugo Pastore, de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas.

La situación del río Paraná es más grave y aunque no hay cargas agrícolas masivas para exportar, Pastore insistió en que se está planificando una ventana de navegación entre finales de agosto y septiembre para sacar todos los granos.

Si bien se están realizando dragados en distintos puntos del río Paraguay, no se espera que se solucione a tiempo, mientras que la empresa Jan De Nul presentó un estudio de factibilidad para implementar un plan de mantenimiento de la hidrovía Paraguay-Paraná, desde Asunción hasta el río Apa, que contempla una alianza público-privada para solucionar el problema del estiaje mediante una inversión de US$ 110,2 millones.

La bajada de los ríos empieza a repercutir en el transporte de mercancías y el río Paraguay presenta informes diarios que dan cuenta de una bajada de su nivel de agua, mientras que la situación del río Paraná es aún más grave.