MercoPress, in English

Miércoles, 21 de febrero de 2024 - 22:11 UTC

 

 

El equipo médico de Maradona será juzgado por homicidio agravado

Viernes, 24 de junio de 2022 - 10:32 UTC
Las posibilidades de supervivencia de Maradona podrían haber sido mayores si hubiera permanecido hospitalizado en una clínica, según la fiscalía Las posibilidades de supervivencia de Maradona podrían haber sido mayores si hubiera permanecido hospitalizado en una clínica, según la fiscalía

Ocho profesionales de la salud, entre ellos varios médicos, han sido acusados formalmente de negligencia en la muerte del emblemático futbolista argentino Diego Armando Maradona, según se anunció en el juzgado de San Isidro, en la periferia norte de Buenos Aires.

Los acusados deberán responder por “homicidio simple con dolo eventual”, que conlleva una pena de entre 8 y 25 años de cárcel.

Entre los acusados se encuentran el neurocirujano Leopoldo Luciano Luque (40 años), la psiquiatra Agustina Cosachov (36 años), el generalista Pedro Pablo Di Spagna (49 años) y el psicólogo Carlos Ángel “Charly” Díaz (30 años), además de enfermeros y otros profesionales de la salud.

“La conducta que habrían desplegado cada uno de los imputados, incumpliendo el mandato de actuación que la buena praxis médica ponía en sus cabezas, cuando debo insistir una vez más, conocían la situación de riesgo para el bien jurídico, la posición de garante que ocupaban y la posibilidad cierta de actuar, habrían suplido el dolo requerido por la figura del artículo 79 del Código Penal, en el caso bajo la formulación de dolo eventual”, dijo el Juez en su resolución de procesamiento.

El magistrado también señaló que hubo una “ausencia de interposición de cualquier acción salvadora que pudiera evitar la muerte” y una “aceptación interna de los acusados del eventual acaecimiento del resultado finalmente producido”.

“Cada uno de los acusados, desde el lugar que concretamente ocupaba en la configuración global del evento en cuestión, habría ejercido el codominio del hecho, decidiendo sobre su ocurrencia integral, en base a las aportaciones de cada uno de ellos introducidas en el desenlace fatal, todas ellas imprescindibles para la realización del resultado alcanzado”, señala también el auto de 236 páginas.

Luque ha sido imputado además por haber utilizado una firma falsificada de Maradona para solicitar una historia clínica, mientras que Cosachov deberá dar cuenta de la emisión de una constancia en la que se declaraba a Maradona mentalmente apto para la intervención quirúrgica sin siquiera visitar al paciente.

El juez ha accedido así a la tesis de la fiscalía de que los acusados fueron “deficientes”, “imprudentes” e “indiferentes”, y que sabían que Maradona podía morir en el estado en el que quedó y no hicieron nada para evitarlo.

Los acusados permanecerán fuera de prisión mientras dure el juicio.

Maradona murió en Tigre el 25 de noviembre de 2020, en medio de las medidas de encierro por la pandemia del COVID-19, en la periferia norte de Buenos Aires, en una casa que había alquilado para su recuperación tras una operación por edema subdural.

La autopsia también determinó que el ex jugador había fallecido por un “edema pulmonar agudo secundario a una insuficiencia cardíaca crónica exacerbada” y descubrió una “miocardiopatía dilatada”.

Según 17 de los 22 peritos que participaron en la investigación forense, Maradona era un paciente con múltiples patologías que “no estaba en pleno uso de sus facultades mentales” y podría haber tenido “más posibilidades de sobrevivir” si hubiera estado internado en una clínica.

Maradona agonizó durante al menos 12 horas debido a la “deficiente atención en una internación domiciliaria que no era la adecuada” para su estado, a pesar de lo cual fue “avalada por el equipo médico tratante”, argumentó la fiscalía.

Categorías: Política, Argentina.