MercoPress, in English

Miércoles, 5 de octubre de 2022 - 18:04 UTC

 

 

A 40 años de la liberación y autodeterminación de las Falklands

Martes, 14 de junio de 2022 - 10:00 UTC
Los Isleños tienen muy claro que no le corresponde al Reino Unido, ni a Argentina ni a nadie más decidir su propio futuro Los Isleños tienen muy claro que no le corresponde al Reino Unido, ni a Argentina ni a nadie más decidir su propio futuro

Por Jon Benjamin (*) – El 14 de junio de este año se cumplen 40 años desde que las tropas del Reino Unido ingresaron a Stanley, capital de las Islas Falklands, y las liberaron después de 74 días de ocupación militar por parte de Argentina. El día estará marcado por las conmemoraciones habituales del pueblo de las Islas: Esta es tanto una celebración de sus derechos a decidir su propio futuro, como un momento de duelo por los soldados e Isleños británicos que murieron para asegurarse de que tuvieran ese derecho. El Reino Unido mantiene un profundo respeto a los soldados argentinos muertos en el conflicto, y nuestro gobierno es encargado de la manutención de un cementerio militar que permite a las familias argentinas visitar a sus familiares caídos.

Sin embargo, este año, el foco estará también en celebrar lo construido en las últimas cuatro décadas. El pueblo de Islas Falklands ha construido una sociedad próspera, democrática y multicultural: más de 60 nacionalidades están representadas entre sus 3 mil 200 habitantes, desde personas chilenas, zimbabuenses, filipinas, ¡y también de México! Su economía, basada en la pesca, la agricultura y el turismo, está en auge. Han introducido una legislación para proteger su hogar insular único, con más de 340 kilómetros cuadrados protegidos como reservas naturales.

Me da orgullo también mencionar que los habitantes de las Islas han construido una sociedad inclusiva: fueron una de las primeras jurisdicciones del mundo en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Y tienen una próspera cultura democrática gracias al gobierno de las Falklands, elegido por el pueblo, el cual es responsable del funcionamiento diario de las Islas.

Lo que no ha cambiado en los últimos 40 años es la determinación y el derecho de los habitantes de las islas Falklands a decidir su propio futuro. En 2013, se les preguntó si deseaban cambiar el estado de las Islas como territorio de ultramar autónomo del Reino Unido: con una participación de 92% de la lista nominal, 99.8% de las personas que votaron dijeron que deseaban que las Islas mantuvieran su estado actual. Este ejercicio democrático, monitoreado por observadores internacionales de siete países, incluido México, habla sobre la adherencia escrupulosa del referéndum para garantizar que éste fuera “libre y justo”.

A finales de este mes, como cada año, representantes electos de las Falklands viajarán más de 11,000 km hacia las Naciones Unidas en Nueva York para pedir que se reconozcan sus derechos democráticos. Tienen muy claro que no le corresponde al Reino Unido, ni a Argentina ni a nadie más decidir su propio futuro: su causa es una que toda persona y gobierno con mentalidad democrática debería entender.

La celebración del 14 de junio, no se trata de revivir una disputa entre Argentina y Reino Unido por una colección de rocas y territorio en el Atlántico Sur. Más bien, se trata de los derechos de las personas que viven en esas Islas para determinar su propio futuro y celebrar lo que esas personas han construido y consolidado con ese derecho.

Las acciones de Reino Unido hace 40 años, como hoy, estuvieron determinadas por la necesidad de proteger al pueblo de las Falklands de determinar su propio futuro. Si estas personas decidieran, en un futuro, cambiar su estatus de territorio de ultramar autónomo, el gobierno de Reino Unido apoyará sus deseos y continuará asegurándose que las personas de estas Islas únicas puedan llevar la vida que desean para sí mismas.

¡Sigamos la conversación! Espero sus comentarios a través del correo electrónico london.eye@fcdo.gov.uk o a través de mi cuenta de Twitter.

(*) Embajador de Reino Unido en México