MercoPress, in English

Lunes, 8 de agosto de 2022 - 05:07 UTC

 

 

Guerra de Falklands: El mito de las banderas blancas

Lunes, 13 de junio de 2022 - 10:55 UTC
El periodista Patrick Watts quien durante años estuvo al frente de la radio de las Falklands El periodista Patrick Watts quien durante años estuvo al frente de la radio de las Falklands

El 14 de junio de 1982 la Primer Ministro británica Margaret Thatcher se levantó en la Cámara de los Comunes en Londres y jubilosa anunció que “banderas blancas están flameado en Stanley”, capital de las Islas Falkland.

Gran Bretaña había ganado la guerra contra Argentina. Los miembros del parlamento celebraron a viva voz y por buen rato en tanto la mayoría de la población británica se regocijaba. Sus palabras ahora ya integran los anales de la historia militar en cuanto a la Liberación de las Islas Falkland de las fuerzas de ocupación argentinas.

Pero lo cierto es que nunca hubo banderas blancas flameando sobre Stanley, fue todo un mito.

La persona responsable para este “paso en falso” fue el Mayor Bill Dawson del Regimiento 17 de Gurkhas. Fue filmado saliendo de un refugio de montaña. con los auriculares colgando y alegremente diciendo, “carajo, maravilloso, banderas blancas están flameando en Stanley”. Pero el Mayor Dawson estaba muy distante de Stanley, en verdad se encontraba en el Monte Dos Hermanas, donde los Gurkas habían instalado su campamento de mando.

Al regimiento se le había pedido que tomara el Monte William, a plena luz del día, pero cuando llegaron muy para su sorpresa encontraron que los ocupantes argentinos hacía rato habían huido en dirección a Stanley, lo más rápido posible.

El 14 de junio me fijé en los tres mástiles mayores de de Stanley. En la mañana había trepado al techo de No.5 Police Cottages, donde vivía, y observé que la bandera celeste y blanca argentina flameaba en Casa de Gobierno, en el Secretariado y en la sala de ejercicios de la Fuerza de Defensa de las Islas Falkland, que en ese entonces estaba en John Street. Nuevamente vi los tres mástiles más en la tarde y no había bandera blanca alguna a la vista. Por 25 años he persistido en mi afirmación, pero sin mayor eco, si es que alguno, ya que simplemente era una historia demasiado buena para disipar y era más bien algo como el mito menor que en la noche/madrugada de abril primero y dos, cuando la invasión, había puesto frecuentemente al aire la versión de “Extraños en la noche” en la radio. Totalmente falso. Una versión instrumental se puso al aire una vez sobre las 06:00 en la mañana y era tan solo otro tema en un longplay.

Igualmente no hubo canción alguna de Johnny Cash o Don Williams durante las once horas de trasmisión, sólo instrumentales.

En el 2007, el Mayor Bill Dawson (ahora promovido a Coronel) retornó a las Falklands y tras una ceremonia de recordación en el Memorial de la Arboleda, y a medida que caminábamos a lo largo de la senda hacia la calle, vacilante me aproximé y le pregunté cuantas banderas blancas había visto flamear en Stanley el 14 de junio.

Esperaba que me respondiera defensivo y desconcertado, pero para mi gran sorpresa reaccionó de forma totalmente abierta y jovial, y me dijo, “ni una compa, ni de carajo una”, y se sonrió mientras hacía la afirmación. La verdad que me tomó por sorpresa y animé la segunda pregunta algo vacilante, “Pero a Ud. se le filmó saliendo de un refugio de montaña...”, y me interrumpió y me dijo, “a propósito compa era la séptima toma que me estaban haciendo y me decían que no lo estaba haciendo bien!!!”

A continuación me explicó que alguien se puso en contacto por radio desde el Monte William con él, en el Monte Dos Hermanas, afirmando que podían ver algo flameando en Stanley que podría ser una bandera blanca pero que no estaban seguro de que se trataba. El equipo de televisión en las Dos Hermanas insistía que tendría más impacto si lo filmaban diciendo, “se pueden ver banderas blancas flameando sobre Stanley” y por tanto para complacer sus deseos fue entonces que afirmó dichas palabras.

Le pregunté si hubo repercusiones y nuevamente se rió de lleno y dijo que nada menos que el Mayor General Moore, lo había mandado buscar y lo había regañado, “No había banderas blancas flameando sobre Stanley, no es así Dawson?”

Y el caballeroso oficial de los Gurkha así lo admitió y el General Moore le respondió, “Es muy tarde para reparar el daño hecho y tendremos que vivir con él para siempre”.

Y tras unos instantes el General agregó, “Visto el éxito de la misión, no lo he de disciplinar en esta ocasión Dawson”.

Y a medida que nos acercábamos hacia Ross Road por la senda me aventuré a preguntarles al Mayor Dawson “qué fue exactamente lo que pensó que el soldado en el Monte William había llegado a ver o a espiar?” Y otra vez en medio de risa me dijo, “lo más probable era que fuera un calzón blanco de alguna mujer colgando de alguna línea de ropa”.

Puede que así sea, pero sería remiso de mí de no comentar que sería inconcebible que a la distancia, una bandera argentina, celeste y blanca, puede que se haya percibido como totalmente blanca!!“

Mi afirmación de siempre de que no hubo banderas blancas fue años más tarde reivindicada en una conferencia en la Universidad de Kent sobre la Guerra de las Falklands, donde se me solicitó una presentación sobre el papel de la estación de radio durante la invasión, ocupación y liberación de las Islas. Uno de los conferencistas más notables de la jornada fue el Coronel David Chaundler del Segundo Regimiento de Paracaidistas quien fuera lanzado en paracaídas a las Falklands en reemplazo del Coronal ”H“ Jones que fuera abatido durante la batalla de Darwin el 28 de mayo de 1982.

En su momento habíamos sido convencidos que la operación había sido un éxito completo y que el Coronel Chaundler estuvo un mínimo de tiempo en el agua antes de ser recogido.

No fue así!! Según el coronel el avión lo largó bien lejos del punto de contacto pre establecido. Nos dijo, ”Casi me ahogo y fui muy afortunado que pude mostrar una linterna lo cual les facilitó que me localizaran. A esa altura también ya empezaba a sufrir de hipotermia”.

Fue el Coronel Chaundler quien planificó el exitoso ataque al Monte Wireless con el regimiento 2 de paracaídas, el cual resultó ser el único batallón en ver acción en dos ocasiones distintas durante la guerra (previamente habían combatido en Darwin)

Al terminar su presentación y se aprontaba para irse del podio, dudo unos instantes, retornó y sostuvo, “a propósito cuando entré a Stanley en la tarde del 14 de junio no vi flamear bandera blanca alguna sobre Stanley”.

Me dirigí a mi esposa junto a mí, y excitado le repetí una vez tras otra, “el Coronel Chaundler no vio banderas blancas tampoco. Siempre les dije que era un mito”. (Penguin News)

Por Patrick Watts - Stanley