MercoPress, in English

Viernes, 9 de diciembre de 2022 - 07:07 UTC

 

 

Despiden los restos del fiscal paraguayo asesinado

Lunes, 16 de mayo de 2022 - 10:50 UTC
El ex juez Francisco Pecci dijo que los narcotraficantes asesinaron “a mi hijo por hacer bien su trabajo” El ex juez Francisco Pecci dijo que los narcotraficantes asesinaron “a mi hijo por hacer bien su trabajo”

El fiscal paraguayo antidrogas y contra el crimen organizado Marcelo Pecci, asesinado a sangre fría la semana pasada mientras estaba de luna de miel en un exclusivo balneario de Colombia, fue sepultado este domingo en el cementerio de la Recoleta de Asunción.

Su cuerpo llegó a Paraguay a primera hora del sábado, horas después de que su viuda Claudia Aguilera y algunos colegas paraguayos que habían viajado a Colombia para ayudar a las autoridades locales en las investigaciones del asesinato aterrizaran en el aeropuerto Silvio Petirossi en el avión presidencial.

Horas antes del asesinato, Aguilera había publicado en redes sociales que estaba embarazada. Durante el funeral, el padre de Pecci, el ex juez Francisco Pecci, anunció que su nieto se llamará Marcelo, como su hijo.

Antes de dirigirse al cementerio, el coche fúnebre de Pecci hizo una parada en el estadio del Guaraní, el club de fútbol del que era hincha e incluso miembro de la junta directiva, mientras los aficionados coreaban cánticos en una emotiva despedida.

Hubo una segunda parada en el Colegio San José, donde Pecci había estudiado y donde también se ofreció un servicio religioso.

Las autoridades colombianas que investigan el asesinato se han mostrado muy cautelosas a la hora de hablar del tema con la prensa. Sin embargo, se cree que el asesinato está relacionado con uno de los casos en los que trabajaba Pecci.

La policía colombiana ha estado rastreando Cartagena y las zonas cercanas tratando de determinar dónde podrían haberse escondido los sicarios.

El comisario de la Policía Nacional de Paraguay, Nimio Cardozo, que viajó a Cartagena, dijo a los periodistas que los asesinos tardaron “13 minutos” en alquilar las motos de agua, disparar tres veces a Pecci y huir del lugar. También dijo que se habían recuperado “tres cartuchos de pistola de 9 milímetros”.

Los investigadores están siguiendo pistas en Brasil, Paraguay y Estados Unidos. La DEA, el FBI y la Europol han sido convocados para encontrar a los autores.