MercoPress, in English

Lunes, 5 de diciembre de 2022 - 00:49 UTC

 

 

Enviada de Bachelet discrepa con Gobierno colombiano sobre la masacre de las FARC

Miércoles, 4 de mayo de 2022 - 10:20 UTC
“Nuestra oficina ha documentado cuatro homicidios de líderes defensores de los derechos humanos durante estos primeros cuatro meses del año”, señaló Juliette de Rivero “Nuestra oficina ha documentado cuatro homicidios de líderes defensores de los derechos humanos durante estos primeros cuatro meses del año”, señaló Juliette de Rivero

El Gobierno de Colombia dijo que la representante de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos tiene todo mezclado en cuanto a las responsabilidades del Estado en la masacre de Bojayá perpetrada por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hace 20 años.

“Parece que se les cruzan los cables a quienes quieren endilgar responsabilidades en estos lamentables hechos y descargan siempre la responsabilidad en el Estado cuando fueron los terroristas quienes acabaron indiscriminadamente con la vida de estos colombianos”, dijo el consejero presidencial Juan Camilo Restrepo en respuesta a la apreciación de la representante de la ACNUDH, Juliette de Rivero.

El 2 de mayo de 2002, combatientes de las FARC y un grupo de paramilitares se enfrentaron en la localidad de Bojayá, en el departamento del Chocó. Unos 300 vecinos se refugiaron en una iglesia cercana, pero una bomba cayó sobre el templo, matando a 98 personas e hiriendo a otras 100.

De Rivero dijo que es “fundamental que el Estado reconozca su responsabilidad para reparar plenamente y hacer justicia” ante esta tragedia.

El libro Bojayá, la guerra sin límites, escrito por el Grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, señaló que el Estado ignoró las tempranas advertencias de organizaciones de derechos humanos nacionales y extranjeras, y destacó la escasa presencia de fuerzas del orden en ese territorio.

“Se equivocan quienes quieren aprovechar esto para buscar culpables en un río revuelto”, dijo Restrepo en su alegato.

Rivero citó cifras del Ministerio de Justicia que indican que “en los últimos 5 años en el Chocó han muerto de manera violenta 1.221 personas y hasta febrero de este año son 61 y de ellas 35 muertes ocurrieron en Quibdó”, su capital. Agregó que al menos 60.807 personas han sido afectadas este año por la violencia en el departamento del Chocó, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, de las cuales 528 fueron desplazadas, 48.980 confinadas, 58 menores reclutados forzosamente por grupos armados ilegales y 109 personas amenazadas.

“Sumado a esto, nuestra oficina ha documentado cuatro homicidios de líderes defensores de derechos humanos durante estos primeros cuatro meses del año. Más de 20 jóvenes indígenas se han suicidado por temor a ser reclutados por grupos armados en 2021 según la Mesa Indígena”, dijo la funcionaria de la ONU en su discurso en los actos de conmemoración de la masacre.

“Como Gobierno, especialmente el del presidente @IvanDuque, hemos trabajado durante más de tres años para llevar oportunidades y desarrollo integral a las zonas afectadas por la violencia”, agregó Restrepo.

La actual Alta Comisionada es la ex presidenta chilena Michelle Bachelet.

Categorías: Política, América Latina.