MercoPress, in English

Martes, 29 de noviembre de 2022 - 08:00 UTC

 

 

Gas: Aconsejan a Bolivia renegociar con Brasil y vender más a Argentina

Miércoles, 30 de marzo de 2022 - 10:13 UTC
El gas que Bolivia debería vender a Argentina está en Brasil a un precio de ganga derivado de un acuerdo firmado por la expresidenta Áñez, explicó Balanza. El gas que Bolivia debería vender a Argentina está en Brasil a un precio de ganga derivado de un acuerdo firmado por la expresidenta Áñez, explicó Balanza.

Si bien la estatal boliviana YPFB aún no ha informado sobre avances en las condiciones de pago con Brasil por las ventas de gas o la firma de la sexta adenda al contrato de exportación con Argentina, los analistas de hidrocarburos han insistido en la necesidad de redondear estas negociaciones dado el contexto actual derivado de la invasión rusa a Ucrania.

Bajo la entonces presidenta Jeanine Áñez, Bolivia firmó en 2020 la octava adenda al contrato de exportación de gas con Brasil, en medio de la pandemia del coronavirus y en condiciones de precios que no son tan óptimas como las actualmente disponibles en el mercado.

El economista Jaime Balanza señaló que las condiciones establecidas en esta adenda representan un “daño económico” al país de hasta US$ 100 millones anuales, debido a una “disminución encubierta” de los precios de exportación del gas a Brasil.

“Se bajaron los volúmenes de exportación y se cambió el punto de entrega de gas en 570 kilómetros, que debe pagar Bolivia. Esto genera un daño económico enorme al Tesoro General de la Nación, a las Gobernaciones, Municipios y a todo el sistema universitario”, afirmó Balanza, citado por Los Tiempos.

Agregó que YPFB podría dejar sin efecto esta adenda y así tener más volúmenes para abastecer el mercado argentino. Sin embargo, dijo que no se debe cerrar por completo el mercado brasileño, que podría permanecer abierto para envíos esporádicos del gas remanente.

“Los volúmenes que deberíamos estar enviando a Argentina ahora están en Brasil porque fueron enviados a ese mercado, constituyendo el mayor delito económico contra los intereses del país”, añadió el especialista.

El analista de hidrocarburos Álvaro Ríos aseguró que un contrato con Brasil no se puede cancelar unilateralmente, ya que este es el único mercado garantizado para Bolivia por al menos los próximos 10 años, ya que Argentina dejará de depender del gas boliviano una vez que desarrolle la infraestructura para abastecer el norte de este país con los campos de Vaca Muerta.

Sin embargo, Ríos admitió que era posible negociar mejores condiciones de precios con Brasil a través del diálogo, ya que ahora las condiciones en el mercado internacional han cambiado con la guerra en Ucrania. “La fe del Estado está en cumplir sus contratos, por eso no se pueden cortar”, explicó.

Las importaciones de gasolina y diésel le han costado a Bolivia alrededor de US$ 2.100 millones en 2021, aproximadamente la misma cantidad recaudada por las exportaciones de gas.

De persistir la situación actual, Bolivia podría terminar importando mucho más de lo que exporta.

“Estamos sufriendo una hemorragia financiera con la importación de combustibles líquidos. Es importante trabajar para dar una solución”, dijo Balanza a periodistas.

(Fuente: Los Tiempos)