MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 09:38 UTC

 

 

Temperaturas inusuales registradas en la Antártida

Lunes, 21 de marzo de 2022 - 10:50 UTC
Lo más probable es que haya sido un evento aleatorio, pero si vuelve a ocurrir podría significar el calentamiento global Lo más probable es que haya sido un evento aleatorio, pero si vuelve a ocurrir podría significar el calentamiento global

Varios meteorólogos han registrado en los últimos días temperaturas inusuales en la Antártida de 30 grados centígrados por encima de las cifras habituales. Estas variaciones atípicas se habían registrado por última vez en 1991. Los científicos creen que, de persistir la situación, sería una clara señal del cambio climático.

La pasada semana los investigadores de la Antártida Oriental registraron temperaturas de más de 30 grados por encima de lo normal, lo que algunos expertos consideraron un “récord absoluto”, aunque el Servicio Meteorológico Nacional francés (SMNF) recordó que habían pasado días consecutivos sin heladas en 1991.

El viernes pasado, la base de investigación franco-italiana Concordia en el domo C de la meseta antártica a una altitud de más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, registró una temperatura de 11,5°C bajo cero, que consideraron “un récord absoluto para todos los meses combinados, superando los 13,7°C bajo cero del 17 de diciembre de 2016″, según Etienne Kapikian de SMNF.

Con el final del verano del hemisferio sur, las temperaturas deberían haber bajado. Sin embargo, la base de Dumont d'Urville, situada en la costa de Terre Adélie, batió el viernes el récord del marzo más templado, con +4,9°C de máxima y +0,2°C de mínima.

El meteorólogo Gaëtan Heymes argumentó: ”Los días sin heladas son ocasionales en Dumont d'Urville, pero nunca habían ocurrido después del 22 de febrero de 1991“. Agregó que hubo un ”evento históricamente templado en el este“, con temperaturas de 30 a 35°C por encima de los parámetros estacionales.

El meteorólogo de la Universidad de Wisconsin Matthew Lazzara advirtió que el aumento de las temperaturas ”no es una buena señal cuando ves que suceden ese tipo de cosas”. El investigador, que está a cargo de monitorear las temperaturas en el Domo C-ii de la Antártida Oriental, registró -10°C el viernes, cuando lo normal es -43°C. “Esa es una temperatura que deberías ver en enero, no en marzo. En enero es verano allí. Esto es dramático”, enfatizó.

Walt Meier, científico del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve en Boulder, Colorado, estuvo de acuerdo con Lazzara: lo más probable es que estas temperaturas fueran un evento aleatorio, pero ambos investigadores creían que, si esto volvía a ocurrir, podría estar señalando el calentamiento global.