MercoPress, in English

Domingo, 27 de noviembre de 2022 - 14:58 UTC

 

 

Joven de 19 años se convierte en la mujer más joven en volar sola alrededor del mundo

Viernes, 21 de enero de 2022 - 09:52 UTC
Después de saludar a la multitud jubilosa, Rutherford se vistió con la Unión Jack y la bandera de Bélgica Después de saludar a la multitud jubilosa, Rutherford se vistió con la Unión Jack y la bandera de Bélgica

A los 19 años, Zara Rutherford se ha convertido en la mujer más joven en volar sola alrededor del mundo, tras aterrizar en su punto de partida en Bélgica luego de un viaje de más de 52.000 kilómetros (28.000 millas náuticas) a través de varios países y cinco continentes.

La adolescente de origen belga y británico aterrizó en el aeródromo de Kortrijk-Wevelgem, la última parada de una expedición que despegó en agosto y duró 156 días. Guinness World Records ha confirmado que Rutherford es de hecho la mujer más joven en completar la hazaña, y también la persona más joven de cualquier género en hacerlo en un avión ultraligero.

Rutherford ha batido así a la anterior poseedora del récord Shaesta Waiz de los Estados Unidos, que voló alrededor del mundo en solitario a la edad de 30 años en 2017. El récord general permanecerá fuera del alcance de Rutherford, ya que el británico Travis Ludlow tenía 18 años el año pasado cuando estableció la marca.

Rutherford voló un avión ultraligero fabricado en Europa llamado “Shark”, capaz de navegar a 300 kilómetros por hora. Su madre belga y su padre inglés son ambos pilotos, por lo que creció en un ambiente de aviación. A los 14 años, aprendió a pilotear un avión y pronto comenzó a trabajar para obtener su primera licencia de piloto. Después de terminar la escuela, decidió que era el momento perfecto para “hacer algo loco” y volar alrededor del mundo, explicó Rutherford.

“Al principio celebraremos esto estando juntos como una familia”, dijo su madre Beatrice. “Creo que Zara quiere celebrar durmiendo unas dos semanas”.

Se suponía que el vuelo global de Rutherford tomaría tres meses, pero el mal tiempo y problemas de visado la mantuvieron en tierra a veces durante semanas, extendiendo su aventura unos dos meses.

Después de ser escoltada por una formación de cuatro aviones en una enorme V a través de gran parte de Bélgica, hizo un sobrevuelo del aeropuerto antes de finalmente aterrizar. Después de saludar a la multitud jubilosa, se vistió con la bandera británica y la bandera tricolor belga.

En su vuelo Rutherford debió sortear incendios forestales en California, lidiar con el frío mordaz en Rusia y evitar por poco el espacio aéreo de Corea del Norte. Voló según las reglas de vuelo visual, a menudo ralentizando el progreso cuando los sistemas más sofisticados podrían haberla guiado a través de las nubes y la niebla.

“Nunca pensé que sería posible. Pensé que era demasiado difícil, demasiado peligroso, demasiado costoso”, dijo Rutherford.

Con el aterrizaje final, la adolescente quiere infundir a las jóvenes y niñas de todo el mundo el espíritu de la aviación y el entusiasmo por los estudios de ciencias exactas, matemáticas, ingeniería y tecnología.

En septiembre espera ir a una universidad en Gran Bretaña o Estados Unidos para estudiar ingeniería eléctrica.

Categorías: Internacional.