MercoPress, in English

Jueves, 19 de mayo de 2022 - 02:18 UTC

 

 

Ómicron podría hacer que las dosis de refuerzo sean contraproducentes, sugiere la EMA

Viernes, 14 de enero de 2022 - 09:59 UTC
Los científicos están comenzando a coincidir en que inyecciones múltiples pueden no ser un enfoque sostenible. Los científicos están comenzando a coincidir en que inyecciones múltiples pueden no ser un enfoque sostenible.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha aventurado esta semana que las dosis repetidas de refuerzo de vacuna contra COVID-19 corren el riesgo de sobrecargar el sistema inmunológico de las personas y no era una estrategia “sostenible”.

El organismo admitió, sin embargo, que se necesitaba más evidencia para corroborar la teoría. La EMA también sugirió que la variante ómicron podría ofrecer “inmunidad natural contra el covid” sin necesidad de inyecciones adicionales y recomendó que los países deberían comenzar a pensar en administrar dosis de refuerzo a intervalos más largos.

“Nadie sabe exactamente cuándo estaremos al final del túnel, pero estaremos allí”, dijo Marco Cavaleri, jefe de estrategia de vacunas del regulador con sede en Ámsterdam.

“Con el aumento de la inmunidad en la población, y con ómicron, habrá mucha inmunidad natural además de la vacunación, avanzaremos rápidamente hacia un escenario que estará más cerca de la endemicidad”.

Cavaleri también habló de la enorme carga de ómicron sobre los sistemas de salud y dijo que el mundo no debería olvidar que “todavía estamos en una pandemia”. Los países, agregó, deberían comenzar a pensar en espaciar el tiempo entre los refuerzos a intervalos más largos y sincronizarlos con el comienzo de la temporada de frío y con las vacunas contra la gripe.

El experto también dijo que el riesgo de hospitalización de ómicron era entre un tercio y la mitad del que planteaba Delta, a pesar de que ómicron era más contagiosa.

Con la nueva cepa sudafricana, el COVID-19 parece estar cambiando de un escenario pandémico a uno endémico, lo que significa que una población ha ganado suficiente inmunidad generalizada como para que las transmisiones, las hospitalizaciones y las muertes comiencen a disminuir.

Los informes de Sudáfrica, donde se detectó por primera vez la variante, han indicado que si bien la cepa es altamente infecciosa, no da como resultado un aumento correspondiente en hospitalizaciones y muertes. Otro estudio sudafricano publicado el mes pasado encontró que ómicron puede reducir las infecciones causadas por la variante Delta al generar inmunidad cruzada a diferentes cepas, un efecto que no se ha observado en muchas otras mutaciones del virus SARS-CoV-2.

“Si bien el uso de refuerzos adicionales puede ser parte de los planes de contingencia, las vacunas repetidas en intervalos cortos no representarían una estrategia sostenible a largo plazo”, dijo Cavaleri.

“Es importante que haya una buena discusión sobre la elección de la composición de la vacuna para asegurarnos de que tenemos una estrategia que no sea solo reactiva... y tratar de encontrar un enfoque que sea adecuado para prevenir una variante futura”, agregó.

Los comentarios de Cavaleri se hacen eco de los del experto británico en enfermedades infecciosas Sir Andrew Pollard, quien dijo a principios de este mes que repetir la vacunación cada pocos meses “no era sostenible”. Pollard, quien ayudó a desarrollar la vacuna AstraZeneca COVID-19, dijo: “Realmente no es asequible, sostenible o probablemente ni siquiera necesario vacunar a todos en el planeta cada cuatro o seis meses”.

“Ni siquiera hemos logrado vacunar a todos en África con una dosis, por lo que ciertamente no vamos a llegar a un punto en el que la cuarta dosis para todos sea manejable”, agregó.

A principios de esta semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que más de la mitad de las personas en Europa estaban en camino de contraer la variante en los próximos dos meses.